Todos los sindicatos del Govern rechazaron de forma unánime que el Ejecutivo dote a la nueva conselleria de Fondos Europeos, que dirige el menorquín Miki Company, con cinco jefes de departamento afines elegidos vía libre designación. Fue durante la reunión de la Mesa Sectorial de Servicios Generales que presidió la directora general de Función Pública, Carmen Palomino, cuando CCOO, UGT, USO, CSIF, Sintta y STEI votaron en contra de la propuesta.

En un comunicado, el Stei denunció que todos los funcionarios elegidos por los responsables políticos serán los que gestionarán los Fondos Europeos: «La Oficina de Planificación e Inversiones Estratégicas que ha creado el Govern se convierte en un laboratorio de la Función Pública. Ya no es el principio de más jefes que indios que tanto rechaza la ciudadanía. Hoy se empieza a dibujar una nueva Administración donde pronto solo habrá jefes elegidos por libre designación por los políticos». También señalaron que la primera muestra de ello «es esta nueva oficina que dispondrá de una secretaría personal elegida a dedo, cinco jefes de departamento elegidos a dedo y ningún puesto de personal funcionario de concurso».

Los representantes de los trabajadores propusieron modificar cuatro de estos puestos de libre designación y convertirlos en plazas de concurso, pero la directora general de Función pública lo rechazó. Además de elegir a los funcionarios mediante la libre designación de los políticos, el Govern también ha abierto la posibilidad de traerlos de cualquier otra administración del Estado.

En la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, el portavoz Iago Negueruela rechazó las críticas de los sindicatos sobre esta operación de la conselleria de Fondos Europeos: «Todos los jefes de departamento del Govern son elegidos por libre designación», indicó Negueruela. Desde el Stei le contestaron que ningún departamento elige a todos sus funcionarios «a dedo» como pasará en Fondos Europeos.

Se darán facilidades a las empresas

El Govern balear facilitará el acceso de las empresas y autónomos de las islas a las ayudas directas estatales para los sectores más afectados por la covid renunciando a añadir requisitos burocráticos a los que pida Madrid.

Iago Nuegueruela explicó ayer que si bien se deja en manos de las comunidades ampliar la documentación que se exigirá a los aspirantes, su propósito es «no pedir más». El plazo previsto para la llegada de los 855,7 millones de euros para ayudas directas que se destinarán a Baleares es de 40 días desde la convalidación en el Congreso, la semana pasada, del decreto ley del Gobierno. El Govern ya trabaja en la orden para impulsar las ayudas.

Negueruela defendió que el Govern «siempre» ha dicho que la cifra de ayudas directas se sitúa en torno a 900 millones, pese a que hasta el viernes difundía en sus redes sociales un gráfico encabezado con el texto «1.000 millones de euros en ayudas directas».