Todo según lo previsto. La presidenta del Govern, Francina Armengol, y el líder del PP balear, Biel Company, se enzarzaron en una discusión de ‘y tú más’ a propósito de la abstención de la semana pasada del PSOE al REB en el Senado y del PP a las ayudas de mil millones en el Congreso. “Si lo nuestro es una traición, qué es lo suyo”, preguntó el popular por las acusaciones a los populares de la presidenta del Govern, que le pidió “no comparar un decreto ley con ayudas con una moción del Senado, no haga el ridículo”.

Los 855 millones de ayudas son importantes, pero es inferior a lo que debería haber llegado aquí por el REB, que usted calculaba que tendría un impacto de 500 millones y ya hace dos años que se aprobó”, lamentó Company, denunciando que “aunque usted dice que defiende por todo el REB, pero no lo hizo en el Senado”. “Si lo nuestro es traición, qué es lo suyo?”, preguntó el líder del PP.

“Hemos conseguido una cifra histórica de 855 millones y ustedes se abstuvieron”, le contestó Armengol, que le pidió “no comparar la abstención a un decreto ley con ayudas a una moción del Senado”. “No haga más el ridículo”, reprendió la presidenta del Govern a Company. “Y puede decir aquí lo que quiera, pero su portavoz en el Congreso justificó su abstención en que ‘la comunidad de Madrid vuelve a quedar discriminada”, recordó Armengol.

La presidenta también reprochó la abstención de Ciudadanos y el voto en contra de Vox a las ayudas de 1.000 millones para empresas y autónomos de Baleares. “Nos abstuvimos porque no podemos dar un cheque en blanco”, defendió la portavoz de Cs, Patricia Guasp. “Excusatio non petita, accusatio manifesta”, le respondió: “Puedo entender lo que me dice, pero lo que dijeron en Madrid es que el reparto no era justo porque beneficiaba a Baleares”. “Es inexplicable que Vox votara en contra de las ayudas a empresas de Baleares”, reprochó también al líder de la extrema derecha en las islas, Jorge Campos.