Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consumo de carne por el cierre de la hostelería cae un 80% en Baleares

Agricultura cifra una bajada de venta de productos agroalimentarios de 100.000 toneladas en solo cuatro meses

El cierre de hoteles, bares y restaurantes a raíz de la pandemia ha parado en seco el consumo de carne en nuestras islas.

El cierre de hoteles, bares y restaurantes a raíz de la pandemia ha parado en seco el consumo de carne en nuestras islas. Biel Gomila

El cierre de hoteles, bares y restaurantes ha provocado una caída del 80% en el consumo de carne en Balears desde que empezaron las restricciones a consecuencia de la pandemia de la covid-19, según las distribuidoras cárnicas de las islas. Ello supone que se han dejado de consumir en torno a las 25.000 toneladas de carne en alrededor de un año, ya que prácticamente no han venido turistas y los residentes locales han dejado de acudir a bares y restaurantes al estar clausurados.

Esta situación afecta de forma especial a los ganaderos de las islas, ya que la venta de sus animales depende en un 70% de la hostelería, más concretamente de la restauración, que es la que consume la mayor cantidad de producto local, especialmente la lechona fresca que producen los ganaderos mallorquines.

Si en los inicios de la pandemia, y ante el peligro de desabastecimiento, la agricultura de Mallorca jugó un papel fundamental e incrementó ventas con el reparto a domicilio, el batacazo del cierre de hoteles, bares y restaurantes está provocando que muchas explotaciones ganaderas estén al borde del abandono de su actividad al no poder sacar la producción de lechonas o corderos.

Según datos elaborados por la conselleria de Agricultura, en solo cuatro meses el descenso del consumo de productos agroalimentarios es de más de 100.000 toneladas. Los datos son de marzo a julio del año pasado, por lo que se considera que esta cantidad se ha triplicado desde entonces.

En este sentido, la conselleria de Agricultura calcula en un 88% la bajada del consumo de productos alimentarios de marzo a julio de 2020, lo que supone 56.366 toneladas menos en restauración y 46.969 en hoteles. Hay que tener en cuenta que los 13 millones de turistas que visitan cada año las islas generan la mayor parte de las cifras de consumo alimentario en nuestra comunidad autónoma.

Otro dato importante que arroja un estudio que tiene Agricultura en elaboración es que en 2020, a causa de la pandemia, entraron en los puertos de Balears 264.000 toneladas menos de productos agroalimentarios, gran cantidad de ellos estaban destinados a abastecer al sector servicios. Todo ello ha provocado una bajada del volumen de negocio en alimentación que según el Govern está en torno a los 220,4 millones de euros en solo unos meses.

Joan Pocoví es el gerente de la mayor distribuidora y comercializadora de carne en las islas y advierte de una situación dantesca para el sector si la hostelería y la restauración no vuelven a la actividad pronto: «En lo que hace referencia a hoteles y restaurantes la venta de carne ha bajado más del 80%. En carnicerías y tiendas es menor, calculamos un 25%». Pocoví relató un dato que demuestra cómo el consumo cárnico en las islas se ha frenado en seco al no tener bares y restaurantes abiertos. La sección de distribución a la hostelería de su empresa ha pasado de un año a otro de facturar seis millones de euros a escasamente un millón.

La conselleria de Agricultura ha puesto en marcha toda una serie de ayudas, pagando unos seis euros por cabeza de ganado comercializada, para evitar el cierre de ganaderías ante la falta de mercado. El director general de Agricultura, Fernando Fernández, aseguró que es el segundo bloque de ayudas que están movilizando, ya que «los ganaderos y agricultores de Balears dependen en más del 70% de lo que les compran los bares, restaurantes y hoteles».

Consumo en los hogares

El consumo en los hogares no se ha resentido tanto como el de la hotelería. Pese a ello, las cifras de consumo alimentario del ministerio de Agricultura reflejan una diferencia abismal. En 2019 en Balears se consumieron 795.091 toneladas de productos agroalimentarios, mientras que en 2020 solo 511.291.

Por lo que respecta al consumo de carne en los domicilios también ha bajado de forma considerable. De 49.525 toneladas se ha pasado a solo 34.066. Si bien es cierto que este último dato es hasta el mes de septiembre.

Estas cifras coinciden con las facilitadas por la conselleria de Agricultura que habla de una caía de consumo alimentario doméstico del 62,1%, lo que supone 14.832 toneladas menos consumidas en solo unos meses.

Sebastià Ordinas, secretario general de Unió de Pagesos, explicó que «la situación se está volviendo muy difícil para el sector primario, ya que muchos ganaderos no encuentran salida para sus reses y deben alimentarlas cada día». «Por ello, muchos de ellos han optado por reducir de forma considerable su producción. De esta forma, consiguen reducir costes», aseveró el secretario general de Unió de Pagesos.

Ordinas también lamentó que las grandes superficies «no se impliquen más en la venta de producto local». Criticó que «la dirección general de Soberanía Alimentaria del Govern debe ponerse las pilas, no es suficiente ir a repartir bolsas a los mercados, los productos locales deben entrar en las grandes cadenas».

Joan Simonet, gerente de Asaja-Balears también auguró un futuro incierto para el sector ganadero «si en unos meses no se consigue reabrir la hotelería».

LAS CIFRAS

  • 70%: Dependencia de la restauración sobre la agricultura local 

Las ventas de la agricultura y ganadería de Balears dependen en un 70% de lo que compran y elaboran en el sector de la hostelería y especialmente la carne fresca para la restauración. 

  • 88%: Caída del consumo alimentario total en hoteles y restaurantes 

La conselleria de Agricultura está elaborando un estudio donde apunta que en cuatro meses la caída del consumo de productos agroalimentarios ha bajado un 88%, unas 100.000 toneladas.

  • 25%: Bajada del consumo de carne en los hogares isleños

En los hogares la caída del consumo de carne ha sido más moderada y las industrias cárnicas calculan un 25% de caída, lo que supondría cerca de las 10.000 toneladas.

  • 29,7%: Bajada de ventas del vino con denominación de origen

Las bodegas y los elaboradores de aceite también están sufriendo con la pandemia. El vino de calidad ha bajado un 29,7% y el aceite producido en Mallorca un 14,3%.

Compartir el artículo

stats