Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern desmiente al epidemiólogo alemán: "En Mallorca no hay cepa brasileña P1"

El Govern reitera que "solo se han detectado dos casos de la variante original" - Advierte sobre la situación en las islas que "los contagios pueden aumentar muy rápidamente"

Una PCR realizada a un viajero

La conselleria de Salud ha salido al paso de las acusaciones vertidas el jueves por un prestigioso epidemiólogo alemán, quien durante un programa de televisión de su país culpó al Govern de ocultar la presencia en las islas de la peligrosa variante brasileña B.1.1.28.1 (P1). Salud reiteró a preguntas de este diario que «solo se han encontrado en el archipiélago dos casos de la variante brasileña original», bautizada como B.1.1.28 y «sensible a la vacuna». Y negó haber detectado casos de la otra cepa.

«Creo que tienen P1 desde hace mucho tiempo», aseguró Karl Lauterbach, experto en salud del SPD, epidemiólogo y una de las principales autoridades en la pandemia del coronavirus en Alemania. Con este argumento, justificó que en Alemania se estén «buscando estructuras auxiliares para prohibir de alguna manera» los viajes a Mallorca.

El experto puso en duda los dos casos de la variante brasileña original reconocidos por el Govern. «Siguen engañado, no creo una palabra», dijo rotundo.

Salud, que ha recordado que «actualmente la variante británica supone alrededor del 83 % de los casos detectados», ha admitido que «como ya ha sucedido en el pasado, los contagios pueden aumentar de manera muy rápida». Y como ejemplo, ha recordado lo que sucedió en Mallorca cuando se desencadenó la segunda ola: «El 1 de agosto en la isla se registró una incidencia acumulada de 43 contagios por cien mil habitantes a 14 días. El 29 de agosto se alcanzó una IA de 539 contagios». La incidencia a día de ayer se situaba en 53,23 casos por 100.000.

«La experiencia vivida hasta ahora lleva a concluir que, si se aguarda a que aumenten más los casos, luego se incrementan las complicaciones, las hospitalizaciones y la presión en el sistema sanitario, y disminuye la eficacia del rastreo para detener las cadenas de transmisión, acelerándose así el crecimiento de la curva de contagios», ha advertido el departamento que dirige Patricia Gómez.

Finalmente, Salud ha recordado la amenaza que supone para la estabilidad de la curva la próxima Semana Santa. «Es un periodo de máximo riesgo durante el que se prevé que se produzca mayor movilidad y mayor relajación social. De ahí que se hayan puesto en marcha medidas de contrapeso y se actúe sobre las actividades que conllevan más riesgo, como aquellas en las que no se utiliza mascarilla en espacios cerrados». 

Compartir el artículo

stats