Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Lobby de Dones critica la condena contra Nina Parrón

La ex directora general tendrá que indemnizar al presidente de los padres separados

Nina Parrón cuando fue juzgada y absuelta de un delito de injurias.

Nina Parrón cuando fue juzgada y absuelta de un delito de injurias.

El Lobby de Dones de Mallorca salió ayer en defensa de la que fue directora general de Igualtat del Consell de Mallorca, Nina Parrón, que ha sido condenada a indemnizar al líder de la asociación de Padres Separados de Balears, Jorge Skibinsky. Una condena que se refiere a unas declaraciones que realizó Parrón, criticando el contenido de un artículo que escribió Skibinsky a raíz del asesinato de una mujer a manos de su pareja. En este artículo considera el autor que no se podía hablar de crimen machista, sino de un acto pasional. Parrón reaccionó calificando esta reflexión de «apología de terrorismo machista». El juzgado ha considerado que esta calificación vulnera el derecho al honor del autor del artículo y por ello condena a Parrón a indemnizarle con dos mil euros.

El Lobby de Dones considera que Parrón lo que hizo fue expresar lo que «muchas mujeres feministas y grupos pensábamos». Por esta razón, la asociación feminista muestra su decepción por el resultado de la sentencia, porque entiende que prioriza «un concepto tan impreciso como es el honor por encima del derecho fundamental a la libertad de expresión». Además, incide en que las declaraciones que realizó la ex directora general de Igualtat se enmarcaban dentro de un contexto tan grave como era la violencia machista, y en concreto se referían a un asesinato, en particular de una mujer en manos de su pareja sentimental.

Parrón tuvo que sentarse en el banquillo acusada de un delito de injurias a raíz de la denuncia que presentó Skibinsky. El juez absolvió a la representante política y si bien cuestionó las palabras que utilizó para criticar el artículo de opinión del presidente de la asociación de Padres Separados, consideró que no tenían la gravedad suficiente para enmarcarlas en el delito de injurias. Sin embargo, el juez abría la posibilidad de que Skibinsky podría presentar una demanda civil por atentar contra su honor. El juzgado de primera instancia ha dado la razón al autor del artículo.

Compartir el artículo

stats