La vacunación con el cuestionado fármaco de AstraZeneca (AZ) se retomó ayer en la mayoría de los puntos de vacunación masiva montados en el archipiélago y, a tenor de las afirmaciones de Albert Ríos, coordinador de este proceso en el polideportivo Germans Escales, lo hizo con escasas negativas a hacerlo de las personas citadas al conocer que serían inmunizadas con la vacuna anglosueca.

«Las pocas negativas han sido testimoniales», subrayó el coordinador revelando a continuación que, tras ser recitados en primer lugar las 3.000 personas nacidas en el año 66, esto es con 55 años, cuyas citas se tuvieron que anular la semana pasada al suspenderse temporalmente la vacunación con AZ, se procederá a llamar a los nacidos en 1956. Es decir las personas con 65 años de edad.

Una vez que la vacuna de AZ haya sido considerada segura por los comités de expertos del ministerio de Sanidad, que corroboraron la apreciación de fármaco seguro lanzada hace casi una semana por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), y que su uso se haya ampliado hasta las personas con 65 años de edad, Salud ha decidido reanudar la vacunación llamando primero a los usuarios a los que tuvo que anular las citas la semana pasada para continuar haciéndolo con el grupo 3B (docentes, profesionales esenciales, veterinarios, psicólogos, fisioterapeutas, etcétera) desde los 65 años hacia abajo.

Y tras ellos le tocará el turno a la población general nacida a partir de 1956 con un orden descendente. Se estima que, en Balears, la población comprendida en este rango de edad es de 152.708 personas (119.580 en Mallorca, 13.003 en Menorca, 18.850 en Eivissa y 1.275 en Formentera).

El segmento poblacional comprendido entre los 44 y 55 años del que hay un total de 194.434 personas en las islas verá suspendido su proceso de inmunización cuando tan solo se ha puesto una dosis al 2% de ellos.

Dos mil quinientas al día

El coordinador señaló que con las cerca de 19.000 dosis disponibles de AZ, que proceden de las paralizadas la semana pasada más las correspondientes a la entrega de esta, se vacunará en los puntos de inmunización masiva a unas 2.500 personas diarias.

Ríos minimizó el retraso ocasionado por el parón de la semana pasada al asegurar que el ritmo de la vacunación viene marcado por la cantidad de dosis que se reciben y que al tener estas ya en las neveras «lo que antes tardábamos dos semanas en poner ahora lo haremos en una».

Ayer se reabrieron en Mallorca tres líneas de vacunación del polideportivo Germans Escales y otras dos en el polideportivo Mateu Cañellas (Inca) con horarios de inmunización de entre 12 y 14 horas. La de Son Dureta sigue operativa, recordó Ríos, que admitió que el hipódromo de Manacor aún resta por ser inaugurado para completar, junto a los puntos abiertos también ayer en Menorca, Maó, Eivissa y Formentera, todas las líneas de vacunación masiva de esta comunidad autónoma.

A los ciudadanos del Llevant de la isla se les deriva, en función del municipio en el que residan, a los polideportivos de Palma o Inca, concluyó Ríos.