Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Rodríguez, trabajador de Ibiza: «Vivo sin ingresos y desesperado porque el SEPE lleva más de tres meses tramitando mi desempleo»

Fijo discontinuo del sector de la hostelería, tramitó su prestación antes de Navidad, junto con dos colegas de su empresa, pero aún no ha empezado a cobrar y nadie le sabe decir por qué

Protesta de empleados del hoteles en las puertas del SEPE.

Protesta de empleados del hoteles en las puertas del SEPE.

David Rodríguez está a punto de perder los nervios. En su casa no entra dinero desde diciembre, y la situación es muy tensa. Nadie en el Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE) ni en el Servei d’Ocupació de les Illes Balears (SOIB) entiende por qué, pero la realidad es que el 23 de diciembre tramitó la prestación por desempleo que le corresponde como fijo discontinuo y aún sigue esperando cobrar. «Mis hijos tienen que comer, y aunque no me da ninguna vergüenza tener que ir a Cruz Roja a por alimentos, esto no debería ser así, porque llevo trabajando toda mi vida, tengo 26 años cotizados, y ahora que necesito cobrar la prestación por desempleo me dan la espalda. Ya no sé qué hacer», clama desesperado. 

Tiene 47 años, está casado y tiene dos hijos, y lleva tres meses sin ingresos porque sigue esperado a que el SEPE tramite su expediente, que presentó en la oficina de Ibiza junto con sus dos compañeros de trabajo, que ya hace tiempo que cobran la prestación.

Ningún funcionario sabe decirle por qué su tramitación no avanza, y tampoco consigue que le atiendan en el SEPE, ni por teléfono ni en persona. «Me paso las mañanas llamado al SEPE y nadie responde, y cuando por fin conseguí una cita, el 21 de febrero, que lo logré a través de la gestoría de la empresa para la que trabajo, me dijeron que tenían que consultar mi expediente con un superior, que me espere, que tenga paciencia, que hay mucha gente en mi misma situación», explicó ayer David, completamente consternado. «A ver si alguien en el SEPE lee esto y puede ayudarme a desbloquear mi problema, porque la situación de mi familia en la casa ya es muy grave», añadió. 

En el SOIB ha conseguido que una funcionaria revise su expediente y le ha dicho que no entiende qué ocurre porque le asegura que está todo correcto.

«Tengo suerte de tener un casero tan bueno como el que tengo, porque lo conozco desde hace muchos años y me dice que ya le pagaré cuando el SEPE me pague a mí, pero no ocurre lo mismo con los recibos, que al no poder pagarlos me ponen recargos, y cuando explico en el banco lo que pasa, que el SEPE me debe dinero y que tarde o temprano acabará pagándome, ellos, los del banco, dicen que no pueden evitar los recargos», relata David, que trabaja en un restaurante.  

Además, señala este trabajador del sector de la hostelería, desde que el SEPE sufrió un ataque informático a principios de mes, se han ralentizado aún más las gestiones y no puede seguir por internet la tramitación de su expediente.

CCOO y UGT advierten de que hay más casos como el de David, de trabajadores que viven situaciones graves por la ineficacia del SEPE

decoration

Tanto UGT como CCOO afirman que son conscientes de que, en Ibiza, hay más casos como el de David, y ambos sindicatos se ofrecieron a ayudarle. «Estas situaciones son muy graves, desagradables y muy perjudiciales para los trabajadores, y sabemos que hay más casos así», lamenta Felipe Zarco, secretario general de CCOO en las Pitiusas. 

Reuniones mensuales

«A nivel balear hay una persona responsable [de estos temas] en el sindicato y cada mes tenemos una reunión con el SEPE para ver cómo solucionar estos problemas», explica Zarco. «Hay trabajadores, en casos como éste o parecidos, que sufren situaciones bastante precarias, incluso tan graves que no tienen ni para comer», añade. 

Por su parte, Fernando Fernández, secretario general de UGT en Ibiza y Formentera, explica que al sindicato han llegado varios casos como el de David. «Este trabajador no tiene por qué tener problemas para cobrar la prestación, desde el momento en que sus dos compañeros ya la están cobrando, y le corresponde. A veces lo que ocurre es que se producen fallos informáticos, porque por ejemplo puede haber un error en una cifra o algo parecido», valora Fernández.

«El SEPE está supersaturado (...) y hay muchos retrasos incluso con personas de un mismo centro de trabajo, nosotros desde UGT intentamos ayudar a arreglar estos problemas a través de la Dirección General de Trabajo», manifiesta Fernández.

A la saturación habitual que padece el SEPE hay que añadir la paralización que sufrió este organismo hace dos de semanas en la gestión de los ERTE y las ayudas del desempleo, a consecuencia del ataque que registró con el virus informático Ryuk.

Compartir el artículo

stats