Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern cerrará el viernes el interior de la hostelería ante el repunte de casos

Mallorca registra casi el doble de contagios en los últimos días y se prepara para entrar en zona de riesgo por el coronavirus

Clientes en el interior de una cafetería en la reapertura del lunes pasado.

Clientes en el interior de una cafetería en la reapertura del lunes pasado.

El Govern da marcha atrás y cerrará otra vez este viernes el interior de los bares y restaurantes de Mallorca. Cuando se cumple apenas una semana de su reapertura, los contagios diarios de coronavirus han experimentado un significativo aumento y a medida que avanza la desescalada se va observando cada vez con más claridad un cambio en la tendencia a la baja de semanas anteriores que deja ya un repunte. Mallorca, con una incidencia de 49,66 casos por cada cien mil habitantes en catorce días, se prepara para rebasar de manera inminente los 50 que marca entrar en zona de riesgo. Además de esta medida, se cerrará perimetralmente la isla para evitar viajes a Eivissa o Menorca.

Según los datos ofrecidos ayer por Salud, entre ayer y el domingo, se registraron 73 casos de coronavirus en Mallorca, 29 ayer y 44 el domingo. En ambos casos, cifras superiores al lunes y domingo de la semana anterior, casi el doble de los 14 y 24 casos notificados entonces. Una tendencia que se ha ido consolidando la última semana y que coincide con el paso de las dos semanas desde que se han vuelto a permitir reuniones sociales en el interior de domicilios particulares como en terrazas de bares y restaurantes.

Por ello, en línea con lo que avanzaba la presidenta del Govern, Francina Armengol, en la entrevista publicada el domingo por este diario, y ante el miedo de que llegue a las islas una cuarta ola, el gobierno autonómico no esperará a que se disparen los casos y para ello va a endurecer esta misma semana las restricciones en la hostelería con un nuevo cierre del interior de bares y restaurantes, que otra vez tendrán limitada su actividad exclusivamente a las terrazas, los que las tengan. También se aprobará el cierre perimetral de las islas, con lo que se restringirá la movilidad de mallorquines hacia Menorca, Eivissa o Formentera y viceversa durante los días de Semana Santa.

Esta decisión va a ser comunicada a patronales y sindicatos hoy mismo, para lo que se ha convocado una reunión de la Mesa del Diálogo Social. El próximo viernes se celebrará un Consell de Govern extraordinario que aprobará las restricciones para su inminente entrada en vigor. Si bien también se barajó endurecer restricciones respecto a los aforos del comercio y en eventos o actividades deportivas, finalmente se ha decidido aparcar estas medidas.

Armengol avisó

«El mismo día que se confirme un repunte, que esperamos que no sea así, convocaremos Consell de Govern y habrá nuevas restricciones. Lo primero es salvar vidas y no consentir que los hospitales estén en una situación complicada. A poco que podamos evitarlo, tenemos que intentarlo. De la misma manera que la desescalada debe hacerse de forma muy lenta, las restricciones hay que aplicarlas rápido para evitar una cuarta ola», aseguraba en su entrevista a este diario el pasado domingo la presidenta Armengol.

Cuando se aprobó la última desescalada ya se anunció a los agentes sociales que, hasta que se superara la Semana Santa, solo se les convocaría en esa Mesa si hubiera que revisar las restricciones que se mantienen, y se ha venido reiterando que el Govern podía endurecer las limitaciones que se aplican en diferentes sectores económicos si se daba un repunte de contagios que pudiera poner en peligro la imagen de destino seguro de la isla y poner en riesgo el reinicio de la temporada turística. Este empeoramiento de los indicadores hoy ya se está dando.

Cabe recordar que del próximo día 26 hasta el 11 de abril ya estaba previsto endurecer las restricciones prohibiendo las reuniones sociales y familiares en domicilios, pero no así en bares y restaurantes. Con esta nueva decisión, sólo se permitirán en las terrazas.

En una semana, la incidencia en la isla a catorce días ha pasado de poco más 40 casos por cada 100.000 habitantes, a 49,66. Si se alcanzan los 50, la isla volvería a la zona de riesgo medio. Si con ello arrastra al conjunto de Balears, ayer con 47,59 casos de incidencia y el archipiélago vuelve a los 50, volvería a ser obligatorio la cuarentena y la PCR a su regresos de los turistas que vengan de Alemania justo cuando el turismo alemán se ha reactivado este mismo fin de semana con un millar de pasajeros que han llegado procedentes de distintas regiones alemanas en siete vuelos de TUI.

Además de la incidencia a 14 días resulta hoy interesante observar la incidencia a 7 días, que es la que permite observar la tendencia actual: si la incidencia a siete días es inferior a la mitad de la incidencia a dos semanas, significa que bajan los casos; si sube, significa que van en aumento. Pues bien, según los últimos datos, si la incidencia en Mallorca es de 49,66 casos por 100.000 habitantes a dos semanas, es de 29,80 a siete días. De modo que si se mantiene la tendencia en los próximos días, la isla entraría en zona de riesgo y lo haría muy por encima de 50 casos.

Para verlo con claridad: por los 181 casos registrados del día 9 al 15 de marzo, se han notificado desde el día 16 hasta este lunes, 289, 108 casos más en una semana que representan un aumento del 60 por ciento. El pasado martes 16 fue el último día en el que se registraban menos casos que la semana anterior. Desde el miércoles, que hubo una subida del 23%, se ha ido confirmando ese repunte en los contagios, con subidas de alrededor del 80% y con la que la isla se han movido cerca de los 50 casos al día. Por primera vez, ayer se duplicaron respecto al mismo día de la semana anterior.

Más casos en Atención Primaria

Cómo evolucionará en los próximos días la curva y cómo se reflejará en la presión hospitalaria es una incógnita: a favor juega que aunque la inmunización por la vacuna sigue siendo muy baja, con apenas un diez por ciento de la población del archipiélago, sí que están protegidos aquellos colectivos de mayor riesgo; pero en contra juega que el 75% de los actuales contagios corresponden a la variante británica, un 60 por ciento más contagios y también más letal. De momento, las hospitalizaciones y las UCI reflejan aún el descenso de las semanas anteriores, y siguen con una tendencia a la baja con 31 pacientes en planta y 20 en cuidados intensivos. Sí aumentan aquellos casos más leves atendidos en Atención Primaria.

En el conjunto de las islas se notificaron ayer cinco nuevos fallecidos, aunque corresponden a personas contagiadas durante la tercera ola, que acumula ya 358 fallecidos desde diciembre, 298 desde que empezó 2021. Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 han muertos por coronavirus 768 personas en Balears.

Compartir el artículo

stats