Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern vigila el aceite de oliva tras los fraudes detectados

Las deficiencias descubiertas no suponen un riesgo sanitario pero sí una menor calidad

Las deficiencias detectadas están relacionadas con la  calidad del producto.

Las deficiencias detectadas están relacionadas con la calidad del producto.

La conselleria de Salud, a través de su departamento de Consumo, está desarrollando una inspección del aceite de oliva que se vende en el comercio balear, tras las deficiencias de calidad detectadas en inspecciones anteriores y que ya han dado lugar a sanciones incluso entre primeras marcas. La toma de muestras se ha realizado este mes y se apunta el desarrollo de una segunda fase en junio.

El director general de Consumo, Félix Alonso, hace hincapié en que las deficiencias detectadas no suponen un riesgo para la salud, pero sí un fraude al consumidor debido a que los análisis realizados han detectado que la calidad real del producto es inferior a la que se anuncia en su envase.

En este sentido, el titular de este departamento pone de relieve que la importancia que el aceite de oliva tiene en la gastronomía hace que este tipo de rastreos adquieran una especial relevancia, dado que se busca velar por la calidad de un producto ‘estrella’.

En la campaña de control que se desarrolló en 2019 y de cuyos resultados de las analíticas realizadas ya se dispone se detectaron deficiencias de calidad en 12 marcas, dos de las cuales han aceptado ya abonar la sanción que se fijó. En concreto, se trata de El Corte Inglés, que ofertaba una muestra con la categoría de Virgen Extra cuando solo era Virgen, lo que ha dado lugar a una multa de 19.200 euros (al ser pago voluntario esa cuantía se redujo); y Oli Caimari, que en su caso anunciaba como Virgen Extra un aceite que solo era Lampante, con una multa de 10.750 euros (reducida al 50% también por pago voluntario).

Los controles de este año se centran en marcas de alta gama con un alto peso de la producción local

decoration

También por ofrecer como Virgen Extra lo que solo era Virgen hay una propuesta de sanción a Koipe y Maestros de Hojiblanca, por un valor conjunto de 40.000 euros al tratarse de la misma empresa, aunque ésta ha presentado un recurso de alzada. En la lista de empresas con sanción aparecen Olivar de Segura y Borges, la primera por ofertar como Virgen Extra ecológico lo que solo era Virgen y la segunda porque en realidad solo era Lampante, con multas propuestas por valor de 24.000 euros en cada caso. La primera de estas marcas ha recurrido.

Por anunciar como aceite Virgen lo que solo era Lampante hay propuestas de sanción sobre las marcas Hacendado (con una multa de 24.000 euros que se ha recurrido), Spar (la misma cantidad y también con recurso), Amazigh (24.300 euros), Errenat (28.500 euros), Ouazaania (28.500 euros) y Wafa (28.500 euros), aunque las dos últimas han presentado recurso.

El año pasado se tomaron muestras de 20 marcas, pendientes del resultado de los análisis, y este año la inspección se va a centrar en marcas de alta gama y con un elevado peso de la producción local.

Lupa sobre la publicidad de los famosos

La organización de consumidores Facua ha comunicado a la Dirección General de Consumo de las islas el envío de una denuncia sobre la publicidad encubierta que desde las redes sociales realiza Estefanía Carbajo, conocida por su participación en el programa La Isla de las Tentaciones, y desde este departamento autonómico se ha anunciado su intención de abrir el correspondiente expediente, que se sumará a las actuaciones ya iniciadas desde Baleares en relación a la actividad de famosos surgidos del ‘mundo rosa’ de la televisión.

En este caso, se recrimina a Estefanía Carbajo el promocionar desde sus redes sociales un producto al que se asignan virtudes adelgazantes, sin especificar que se trata de una actividad publicitaria.

Desde Facua se recuerda que la Ley de Competencia Desleal de 1991 prohíbe las prácticas publicitarias encubiertas y se lamenta que se esté convirtiendo en una práctica habitual el que influencers y famosos televisivos recomienden un producto como si fuera un comentario propio y sin especificar que se trata de una promoción publicitaria por la que reciben una prestación económica.

La apertura del citado expediente por parte de la Dirección de Consumo se suma así a los ya iniciados durante el pasado febrero en relación a la promoción por parte de personajes populares de productos dentales, concretamente de presuntos blanqueadores. Esta denuncia, impulsada también por Facua, afecta a Marta López, colaboradora del programa Sálvame, y a Marta de Lola Mencia, Manuel González y Lucía Sánchez, participantes en La Isla de las Tentaciones. Desde la asociación de consumidores se recuerda que está prohibida la publicidad de productos y servicios sanitarios por parte de famosos.

Compartir el artículo

stats