Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a la presidenta

Francina Armengol: «El mismo día que se confirme un repunte, habrá nuevas restricciones»

Con la incidencia de la covid en mínimos tras meses de duras medidas, la presidenta pide «responsabilidad» ante la amenaza de una cuarta ola antes del verano por la cepa británica y la movilidad de Semana Santa

Francina Armengol durante la entrevista

Se ha cumplido ya un año del primer caso de coronavirus en Baleares, un año de la declaración de pandemia y un año del estado de alarma y del confinamiento. ¿La presidenta del Govern está tan cansada de esta situación como el resto de ciudadanos?

 No me lo puedo permitir. Es cierto que ha sido un año doloroso, que ha cambiado la perspectiva de vida de todo el mundo. Mi planteamiento ha sido el de evitar contagios y salvar vidas, que ha sido todo el tiempo mi obsesión. Ha sido un año difícil y estamos cerca de salir de esta, pero aún quedan meses complicados en los que aún hay que ser muy responsables y cumplir con las restricciones.

¿Cuál ha sido para usted el momento más duro de este año? 

 Ha habido muchos. El confinamiento absoluto, con todo el mundo encerrado, aquel silencio en las calles, la incertidumbre, el miedo y muchas horas de trabajo aquí en el Consolat; la tercera ola, que ha sido muy dura porque es complicado cuando crees que te recuperas y vuelven a subir los casos. Y, claro, cada muerto. He podido hablar con familias que han perdido un ser querido y son momentos muy dolorosos. También ver la situación de los hospitales, de las UCI, impacta y no lo olvidas.

El año empezó con la incidencia del coronavirus, las hospitalizaciones y las UCI en máximos, restricciones durísimas y su figura muy cuestionada. Parece que con el descenso de la curva y la desescalada la cosa ha mejorado estas semanas en Baleares.

Las restricciones funcionan y es evidente. Ahora todo el mundo ha sido muy consciente de que la desescalada debía ser muy lenta, que teníamos que aprender de errores pasados. Teníamos que ir con mucho cuidado para evitar tener una nueva subida. En los últimos días empezamos a ver un pequeño repunte y hay que ir con mucho cuidado. La Semana Santa es de riesgo extremo y nos jugamos tener un repunte fuerte como otros lugares.

¿Si llega una cuarta ola, habrá valido la pena todo el sacrificio de estos tres últimos meses?

Sí, habrá valido la pena porque cada vez salvamos vidas. Si no hubiéramos hecho todo lo que hemos hecho habría habido más muertes. Si nos comparamos con otras comunidades o con otros países, somos la segunda comunidad sólo por detrás de Canarias con menor mortalidad por cada 100.000 personas. Hay que entender que no son solamente cifras, que detrás hay personas, que podría ser nuestro padre o nuestro abuelo.

¿El Govern trabaja en el escenario de una cuarta ola? 

Siempre trabajamos con todos los escenarios. Ahora la novedad es la variante británica, que si antes en una familia había un caso se contagiaba otra persona de la familia. Ahora si la familia son doce miembros, se contagian los doce. Lo vemos en los rastreos que hacemos. Para evitar esa cuarta ola estamos manteniendo restricciones.

Si la incidencia empieza a subir progresivamente en los próximos días, ¿en qué momento volveríamos atrás en la desescalada para que no volvamos a ver esas subidas como en Navidad?

Lo hemos discutido mucho y lo tenemos muy claro. Ahora tenemos una incidencia de 40 y pocos casos, pero empezamos a ver un aumento. El mismo día que se confirme un repunte, que esperamos que no sea así, convocaremos Consell de Govern y habrá nuevas restricciones. Lo primero es salvar vidas y no consentir que los hospitales estén en una situación complicada. A poco que podamos evitarlo, tenemos que intentarlo. De la misma manera que la desescalada debe hacerse de forma muy lenta, las restricciones hay que aplicarlas rápido para evitar una cuarta ola.

Si habíamos renunciado a la Semana Santa para salvar el verano, si mantenemos restricciones durísimas durante estas semanas, ¿por qué permitiremos la entrada de turistas alemanes? 

 Cada país decide cómo pueden entrar y salir sus ciudadanos. La movilidad internacional la decide el Gobierno. El Govern no tiene nada que ver en esto. Ahora Alemania ha decidido que como Baleares ha salido de zona de riesgo, sus ciudadanos pueden venir aquí y al volver a su país no deben hacer cuarentena ni llevar PCR. El objetivo de Baleares no es Semana Santa, sigue siendo la temporada de verano, que es cuando nos la jugamos. 

«El mismo día que se confirme un repunte, habrá nuevas restricciones»

Dice que no es cosa suya. Si dependiera de usted, ¿habría limitado la entrada de turistas durante esta próxima Semana Santa?

Hemos pedido en muchas ocasiones si en lugar de permitir la movilidad con incidencias por debajo de 150, podíamos rebajarlo a 100, pero esto se decide en el marco de la Unión Europea. Nosotros apostamos por los controles en las entradas, somos islas y eso nos da garantías de reactivar la movilidad y la economía con seguridad. 

«Si no hay verano, Mallorca se va a tomar por saco». Lo dijo un representante empresarial de la isla. ¿El Govern baraja otro verano sin temporada turística?

Somos muy conscientes que de nuestro verano dependerá el invierno. Claro que trabajamos con todos los escenarios, pero estamos convencidos de que este verano habrá una temporada más larga que el año pasado. Con toda la prudencia, vemos la luz al final del túnel. En algún momento antes del verano se acelerará la vacunación y habrá movilidad por el pasaporte de vacunación, los controles y los corredores seguros. Además, nuestros mercados emisores, la gente ha ahorrado, tiene recursos y tiene ganas de venir. También nos juega a favor que hemos controlado bien la pandemia: nunca ha faltado un respirador, una cama, una UCI. Tenemos un sistema sanitario sólido y esto lo valora quien quiere viajar.

Por si falla la temporada, ¿seguirán los ERTE y la prestación a los fijos discontinuos más allá del próximo mes de mayo? 

Frente a esta crisis ha habido una estrategia que no ha pasado por la austeridad, sino por la protección social, donde han entrado los ERTE o la prestación de fijos discontinuos. Hemos conseguido que las bonificaciones del 50 por ciento en la contratación de fijos discontinuos lleguen hasta noviembre, tenemos esas ayudas de mil millones y por eso pido a las empresas que llamen a sus trabajadores. Pero si es necesario, ya le hemos dicho al Gobierno que habrá que ampliar las prestaciones a los fijos discontinuos y los ERTE. 

Después del parón, el miércoles se retomará la vacunación con AstraZeneca. Ahora puede haber miedo a esta vacuna. ¿Usted se vacunaría con AstraZeneca?

Sí, claro que sí. Son vacunas que han pasado todos los procesos de seguridad. Si son vacunas que están garantizadas por la Agencia Europea del Medicamento es que son seguras. Lo que mata, produce efectos secundarios y a quien hay que tenerle miedo es a la covid.

Retomaremos AstraZeneca, tenemos Pfizer y Moderna y para abril se prevé la de Janssen. ¿Cuándo veremos las 80.000 vacunas a la semana que dijo que las islas pueden administrar? ¿Con qué previsión está trabajando? 

Lo que pasa es que los laboratorios no han suministrado las vacunas como se habían comprometido. No depende de nosotros. En abril o principios de mayo será cuando empiece esa vacunación masiva. Nosotros todo lo que recibimos lo vamos administrando y cuando llegue esa vacunación masiva podremos administrar 120.000 vacunas a la semana. Para ello, es fundamental tener más dosis.

¿El Govern ha renunciado a un trato prioritario para Baleares en el reparto de las vacunas? 

Hemos discutido mucho este tema con el Ministerio. Necesitamos dosis masivas, porque se vacuna mucho más rápido si tenemos muchas dosis que si no las tenemos y hay que ir priorizando. Necesitamos tener temporada de verano y, para ello, antes debemos tener dosis masivamente. Es lo que le estamos pidiendo al Ministerio.

«No necesito una manifestación para entender a la gente, por eso nos hemos partido los cuernos para conseguir ayudas»

decoration

«Si tengo reuniones todo el día y trabajo doce horas, en algún momento he de comer»

decoration

La vacunación se ha visto empañada por los cargos del Govern vacunados el primer día. ¿Si volviera a ser hoy se actuaría igual?

El día 23 de diciembre se aprueba la vacuna, empieza el día 27 y se llevan las dosis para los usuarios y trabajadores de una residencia. Ese día van ahí a trabajar cargos, no políticos, sino cargos de gestión. Hay gente de la residencia que no está y es cierto, tal y como dijo la consellera de Salud, que tal vez no estaba todo cerrado sobre cómo actuar ese día. Cuando acaba el día quedan una serie de dosis que o se utilizaban o se tiraban a la basura. Se decidió vacunar a aquellos que habían ido a trabajar y que eran personal que si no se tenían que vacunar ese día, sí en tres días. No es lo mismo que ha ocurrido en otras comunidades donde se ha vacunado a personas por ser quienes eran.

¿Y el obispo Taltavull

El obispo se vacunó como miembro de la residencia del Obispado, que es quien hace el listado y quien toma esa decisión. No es una decisión del Govern.

En octubre pidió usted disculpas por la imagen que había podido dar su salida de madrugada en el Hat bar de Palma. ¿Cree que ese episodio ha comprometido su autoridad en esta pandemia?

La autoridad la demuestras cada día trabajando y eso es lo que hago. Entiendo la exigencia que se nos pide a los políticos y las críticas que puede haber porque vivimos un momento muy complicado, pero mi autoridad la trabajo cada día buscando recursos para nuestras empresas y nuestras familias. 

Esta semana se le ha criticado por una comida el lunes con empresarios en el ayuntamiento de Eivissa. ¿Comprende que la gente no entienda estos episodios?  

Cada uno hará las críticas y el tipo de oposición que encuentre oportuna y en su conciencia va. Voy a Eivissa y Formentera el lunes porque es mi obligación tener presencia en todas las islas, no soy la presidenta de Mallorca, sino de Baleares. Cojo un avión a las ocho de la mañana, barco hasta Formentera, no vuelvo a Mallorca hasta las nueve, tengo reuniones todo el día y sí, hago una reunión el mediodía en la que como algo, porque no aguanto doce horas sin comer. Pero no es una comida, es una reunión de trabajo, donde la gente que no puede comer aprovecha y pica algo. Si alguien trabaja doce horas, come en algún momento.

Hace dos meses tenía cuatro mil personas, la mayoría propietarios o trabajadores de bares y restaurantes protestando a las puertas de este edificio, pidiendo ayudas. Ahora le ha sacado usted 1.000 millones en ayudas al Gobierno. ¿Se puede decir que tomó nota de todas esas protestas? 

Yo intento tomar nota de todo y soy muy consciente de la frustración acumulada durante un año por mucha gente. No necesito una manifestación para entender perfectamente a la gente que no ha podido abrir. Por eso nos hemos partido los cuernos para conseguir ERTE, ICO, ISBA, ingreso mínimo, renta social. Eso es lo que hemos hecho durante un año. Antes de Navidad pagábamos a medias ayudas con el Consell y ya dije que eran insuficientes. Hemos trabajado y hemos conseguido esa cifra histórica de 900 millones. Hablamos de una cuarta parte de nuestro presupuesto para insuflar oxígeno a todas esas pequeñas empresas.

¿De cómo gestione estas ayudas está revertir el malestar de muchos pequeños empresarios? 

Nunca hemos tenido 900 millones de euros para repartir. En cuarenta días nos llegará el dinero y durante ese tiempo ya trabajamos para preparar la estructura para tramitar esas ayudas y que todo el mundo pueda cobrar lo antes posible. Esperamos estar a la altura de las circunstancias. Somos conscientes que debemos darnos prisa en que llegue el dinero porque hay empresas con el agua al cuello.

Sánchez nos ha dado mil millones, pero sigue sin cumplirse el REB y a falta de reuniones no está claro que vaya a haberlo tampoco para el próximo 2022. 

Nosotros no renunciamos ni a la parte aprobada del REB ni a la parte fiscal que se tiene que tramitar todavía en el Congreso. Es una reivindicación que mantenemos y que yo siempre defiendo cuando voy a Madrid, lo mismo que la reforma del sistema de financiación o la condonación de la deuda. Pero todo el mundo puede entender que estamos en medio de una pandemia. Con el PP, el ministro Montoro prometía 90 millones de factor de insularidad y ahora hemos conseguido 900 millones en ayudas. Muchas comunidades se quejan de que Baleares y Canarias reciban mil millones cada una. Por primera vez, lo estamos consiguiendo. Con esto no digo que no sigamos reclamando que llegue el REB.

«El mismo día que se confirme un repunte, habrá nuevas restricciones»

Baleares llevará ese incumplimiento al Constitucional y lo hará con su voto en contra.

No comparto para nada esta estrategia que creo que es más mediática que de fondo, por eso no la hemos apoyado. Llevar al Constitucional los presupuestos que traen los ERTE, la prestación de fijos discontinuos o esos 900 millones es un error estratégico, cuando lo que estamos pidiendo son unos cien millones. Y si prospera y se da la razón al Gobierno, dará armas contra la negociación de Baleares.

Los partidos que defendieron el recurso ya contestaron al PSOE que los presupuestos ya estarán ejecutados cuando se pronuncia el Constitucional. 

La respuesta llegará y si la respuesta da la razón al Gobierno perjudicará la negociación de Baleares.

De pronto, remodeló usted el Govern y una de las novedades es la nueva Conselleria de Fondos Europeos. ¿Sabremos competir con otras comunidades que parecen estar apostando fuerte?

Tenemos que aprovechar esta crisis para hacer posible el horizonte marcado con recursos europeos. Trabajamos en proyectos que tienen que ver con la economía del conocimiento, con la economía verde, diversificar la economía. Y sí, estamos preparados. Tenemos un trabajo hecho y estamos trabajando con Valencia para proyectos conjuntos y empezaremos a negociar con los ministerios. 

«No renunciamos al REB, pero todo el mundo puede entender que estamos en una pandemia»

decoration

Una medida por la que ha sido noticia a nivel nacional es por esas expropiaciones de pisos. La han alertado de que el mensaje que da puede ahuyentar la inversión en las islas. ¿Por eso el Govern ya no habla de expropiación temporal de uso sino de cesión obligatoria temporal de uso?

No, estoy muy orgullosa de las políticas de vivienda de mi Govern. Lo que teníamos anteriormente con Biel Company de conseller era haber parado todas las promociones de vivienda pública. Estamos construyendo más parque de vivienda pública. Teníamos 1.800 y tenemos más de 460 en construcción y 419 en licitación. Al mismo tiempo lo complementamos con otras medidas y una es esa de los grandes tenedores que ha tenido toda esta controversia. Hablamos de bancos o fondos buitre que retienen vivienda vacía para que suba el precio. Desde que se aprobó la ley ya hay 700 que se han puesto en el mercado para no entrar en ese proceso de expropiación. De esos 56 pisos cogemos el uso durante siete años para que quien necesite una vivienda la tenga.

Entonces, ¿sí que se puede hablar de expropiación? 

El cálculo del justiprecio que hacemos para el pago es el de los procesos expropiatorios. Expropiamos el uso durante siete años y pagamos por ello, lo mismo que cuando haces una carretera y expropias un terreno. Evidentemente, se paga un precio inferior al precio de mercado.

Armengol: "Estamos cercas de salir de está, pero aún quedan meses duros"

Armengol: "Estamos cercas de salir de está, pero aún quedan meses duros" G. Bosch

«En aquellas comunidades donde gobierna la derecha es un desastre»

La presidenta asegura que pese a las diferencias con Més, su pacto en las islas llegará hasta 2023

En los últimos meses ha tenido mucha crítica desde Més. ¿Cuál es hoy la relación?

En el Consell de Govern nos entendemos perfectamente con la consellera Fina Santiago y el conseller Miquel Mir. Siempre hemos tomado las decisiones conjuntamente, sabemos hacia dónde vamos y con su coordinador, Antoni Noguera, también tengo una relación muy cordial. Naturalmente también entiendo muy bien cuál es el juego político de un pacto de Govern, entiendo que todo el mundo necesita tener su propio perfil político, pero a la hora de la verdad siempre vamos todos a una.

¿De Podemos sabe algo? 

Bueno, también ha planteado cosas diferentes por momentos, pero cada uno tiene su propia estrategia. Con sinceridad, cuando hablo con un conseller no pienso si es del PSOE, si es de Podemos o si es de Més. Todos son consellers de mi Govern. No somos un gobierno de departamentos estancos. La pasada legislatura ya conseguimos un pacto cohesionado. En las comunidades autónomas donde gobierna la derecha hay un desastre. Madrid va a elecciones, pero es que ni tan solo había aprobado sus presupuestos.

«Con la pandemia y la crisis creo sinceramente que necesitamos estabilidad en los gobiernos»

decoration

Como dice, la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha adelantado elecciones. ¿Aquí aguantará usted hasta 2023?

[Ríe] Sí, 2023 y vamos a intentar seguir gobernando otra legislatura, porque la única alternativa es una alianza entre PP y Vox, que sería terrible, que la extrema derecha entre en el Gobierno como pasa en Murcia no pasa en otros países de Europa.

¿Cree que Pedro Sánchez también llegará hasta 2023?

Creo que sí, que tiene intención de agotar su legislatura. Pero es cierto que él tiene un Gobierno que no tiene una mayoría parlamentaria y que necesita otros apoyos y que no es tan fácil como lo que tenemos en Baleares. Pero con la situación que tenemos en España, con la pandemia sanitaria, la crisis económica, cómo planteamos la reconstrucción, creo sinceramente que necesitamos estabilidad en los gobiernos y planteamientos a medio y a largo plazo.

Se lo pregunté a principio de esta legislatura. ¿Será usted la candidata del PSOE en Baleares en las elecciones de 2023?

Todavía es muy pronto para todo esto. Ahora estoy centrada en la situación que estamos viviendo, en cómo podemos salir de la pandemia y en cómo reactivamos la economía, pero yo seguiré luchando y trabajando intensamente para que la izquierda siga gobernando en Baleares.

Compartir el artículo

stats