Septiembre se puede convertir en el mejor mes turístico de este verano, al ser el que en estos momentos presenta la mayor reactivación de las reservas, según señaló ayer el presidente de la patronal PIMEM, Jordi Mora, durante la presentación del informe sobre la recuperación de esta actividad elaborado por Luis Sánchez, miembro del comité ejecutivo de esta organización empresarial.

Este informe, que refleja la situación del mercado hasta el cierre de febrero, muestra un aumento de las reservas hoteleras a partir de mediados de mayo, con un ligero ascenso durante el verano, pero con septiembre como mes en el que este alza se vuelve más significativa.

En cualquier caso, se reconoció el impacto y los cambios que en estas cifras tienen las decisiones que los gobiernos van tomando en relación a las restricciones sobre la movilidad.

Por mercados, la mejoría más perceptible aparece de momento en el británico, donde el crecimiento de las reservas se presenta como muy notable para septiembre. En el caso del alemán, la demanda se señala todavía como muy residual, aunque se está a la espera del efecto que puedan tener las decisiones recientemente adoptadas en este país flexibilizando la movilidad con el exterior.

Impulsar el mercado español

También se señala una cierta mejoría en el mercado español, y en este sentido Luis Sánchez defendió la necesidad de darle un mayor protagonismo en la oferta mallorquina.

Este estudio ha sido elaborado con la colaboración de cuatro empresas que trabajan con tecnología balear en la gestión de reservas hoteleras. Se trata de Dingus, Juniper, Roiback y Fideltour, según se destacó.

Uno de los aspectos destacados es que está cometiendo un error la empresa que pretenda recuperar en el corto plazo toda la facturación que presentaba antes de la pandemia, dado que uno de los factores que en este momento genera un fuerte rechazo es el de la masificación.

También se priman aquellas ofertas que faciliten las cancelaciones de última hora, y se detecta una anticipación mucho menor a la hora de contratar los viajes.

Otro cambio que se está detectando en estos momentos es que, frente a las tradicionales reservas familiares de cuatro personas, en estos momentos priman las de las parejas en estancias de uno a cuatro días.

En cualquier caso, Jordi Mora insistió en que el turismo en Semana Santa va a ser residual y que el verano que se espera seguirá siendo más débil que el de 2019, de ahí la importancia de impulsar las vacunaciones.