Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coronavirus le ha costado a la economía balear más de 7.800 millones de euros

La riqueza generada por las islas se redujo un 23,7% durante 2020 aunque el Govern espera un crecimiento del 11,1% en 2021

Locales cerrados

El coronavirus le ha costado a la economía balear más de 7.800 millones de euros a lo largo del pasado año, al desplomarse su producto interior bruto (PIB) un 23,7%, un descenso que duplica la media española (11%) y triplica la europea (6,2%), según los datos facilitados por el director general de Modelo Económico, Llorenç Pou, que añadió que el Govern mantiene por ahora su previsión de que durante 2021 se registrará un crecimiento del 11,1%, lo que supone mantenerse todavía por debajo de los niveles de 2019.

El informe económico presentado por Pou sitúa a la economía de las islas como la más perjudicada por la pandemia del conjunto del país por su dependencia de la actividad turística. La covid-19 ha conllevado la ruptura en la tendencia de crecimiento que se venía manteniendo desde hacía siete años.

En cualquier caso, el director general destacó que el desplome ha mostrado una tendencia a suavizarse a medida que fue avanzando el pasado ejercicio. Así, durante el primer trimestre la bajada fue del 5% respecto al año anterior, para hundirse el PIB balear un 40,5% en el segundo, durante la etapa más dura del confinamiento. En el tercer trimestre esa reducción interanual fue de un 28%, periodo que mostró algo de actividad turística durante el mes de julio, y en el cuarto la bajada se situó en un 16,7%. Esta paulatina moderación se achacó a un comportamiento de las actividades no turísticas de Balears mejor que la media estatal, algo que se ha podido apreciar especialmente durante los tres últimos meses del año.

Hay un aspecto destacado por Llorenç Pou, y es que gracias al «escudo social» que se ha creado para hacer frente a esta crisis (como los ERTE, los créditos ICO o las ayudas directas a los sectores más afectados y autónomos, la caída de la economía de las islas no ha ido acompañada de una destrucción similar de su tejido productivo. Es decir, la mayor parte de las empresas y del empleo no han desaparecido, aunque una parte importante no ha podido activarse, pero podrán ponerse en marcha de nuevo al superarse la pandemia, lo que facilitará la recuperación.

Pese a ello, no se ocultó la dureza del impacto. Antes de la pandemia, el PIB balear se había situado por encima de los 33.000 millones de euros (dato de 2019), lo que supone que esa caída del 23,7% de 2020 conlleva la pérdida de los algo más de 7.800 millones antes señalados. Como referencia, recordar que el presupuesto de la Comunitat Autònoma para el pasado ejercicio fue de 5.893 millones de euros.

De este modo, la riqueza generada por las islas durante el pasado año se situó por encima de los 25.000 millones de euros. Si se cumple la previsión del Govern de que durante 2021 se va a registrar un crecimiento del 11,1%, eso supondría situar el PIB muy cerca de los 28.000 millones de euros, todavía alrededor de un 15% por debajo de la etapa precoronavirus. Hay que tener en cuenta además que el Govern podría revisar sus estimaciones de crecimiento durante agosto o septiembre, según apuntó el director general, dadas las incertidumbres que todavía existen en relación a la temporada turística.

Por sectores, el más perjudicado ha sido claramente el de los servicios (que agrupa a las actividades más turísticas, como la hotelería, la restauración o el comercio), con una caída durante el pasado año del 25,2%. Le sigue la industria, con una reducción del 19,4%, y la construcción, con un recorte del 12,3%. La bajada más moderada ha sido la del sector agropesquero, de un 8,2%.

Por islas, Mallorca aparece como la menos perjudicada, al presentan un recorte de su PIB del 22,6% durante el pasado ejercicio, una reducción muy similar a la de Menorca, de un 23,3%. El impacto más duro, por su mayor dependencia del sector servicios y de la llegada de turistas, se ha registrado en las Pitiüses, donde esa caída ha alcanzado el 29,9%. En cualquier caso, en todas las islas se ha apreciado una paulatina moderación de estas bajadas interanuales a partir del verano.

El director general de Modelo Económico puso en valor la importancia que las ayudas recientemente aprobadas por el Gobierno central van a tener para la recuperación balear, ya que los aproximadamente 1.000 millones de euros previstos equivalen a cerca del 4% de la riqueza generada por el archipiélago durante el pasado ejercicio. A eso hay que sumar el apoyo obtenido a través de los ERTE, créditos ICO, y el apoyo dado por las Administraciones isleñas a los sectores más afectados por las restricciones.

Compartir el artículo

stats