Agentes de la Policía Local de Santa Eulària y de la Guardia Civil desalojaron el domingo una parte de la playa de Cala Llenya para evitar la aglomeración de personas.

Los hechos han ocurrido pasadas las 14 horas, después de que la Policía Local recibiera una llamada alertando de la acumulación de gente en la playa.

Hasta el lugar se han desplazado dos patrullas, además de otra de la Guardia Civil que han comprobado que había muchas personas en uno de los extremos del arenal, según han confirmado fuentes del Ayuntamiento.

Los agentes han pedido a parte de las personas que se trasladaran de sitio para guardar las distancias y, como no han obtenido respuesta, han procedido a desalojar una zona de la playa, sin que se hayan producido incidentes, según las mismas fuentes.

Desde el Ayuntamiento han asegurado que durante el fin de semana han mantenido un dispositivo especial para evitar aglomeraciones en los arenales del municipio, pero que solo han tenido que intervenir en Cala Llenya. En el resto, las dos jornadas se han desarrollado con "total tranquilidad".