Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fluxá tras la pista de Tito’s

La emblemática discoteca podría convertirse en un edificio de apartamentos de lujo

La discoteca Tito’s destaca por su ascensor de cristal en el Paseo Marítimo de Palma.

La discoteca Tito’s, propiedad del grupo Cursach, puede haber encontrado el comprador que persigue desde hace tiempo. Los Fluxá, una de las familias empresariales más destacadas de la isla, se han interesado por la pista que en otros tiempos deslumbró a Europa con sus espectáculos y que sigue manteniendo un enclave privilegiado en primera línea del Paseo Marítimo de Palma.

Desde el Grupo Cursach reconocen que ha habido contactos, aunque no confirman que se haya alcanzado un acuerdo. Sin embargo, fuentes próximas a la operación, aseguran que el trato está cerrado y que hay un proyecto en marcha para reconvertir la discoteca en apartamentos de lujo.

Según estas fuentes, la iniciativa ha correspondido a la tercera generación de los Fluxá de la rama zapatera, liderada por Lorenzo Fluxá, impulsor de la conocida marca de calzado Camper que en los últimos años ha diversificado las inversiones y también ha extendido sus intereses al sector hotelero. Desde 2002, tanteo la apertura de un hotel en Mallorca, pero tras frustrarse una operación en Alaró, finalmente abrió un cuatro estrellas en Barcelona, en el Raval. Tras el éxito alcanzado, inauguró otro en Berlín con el mismo concepto. Son establecimientos con un servicio de calidad y ubicados en lugares emblemáticos. En fechas más recientes, se retomó en el grupo el interés por Mallorca, y se tanteó la zona de Santa Catalina y de Gomila. Tito’s encaja sobre todo por el enclave, aunque en lugar de reconvertirlo en hotel podría transformarse apartamentos de alto standing.

Cursach sacó a la venta Tito’s por 16,5 millones de euros, según la cifra publicitada en un portal inmobiliario. En la reseña, se destacaba la posibilidad de «uso hotelero» y decía que «como residencial», sería «uno de los mejores edificios del Paseo Marítimo». Los problemas con la Justicia y las dificultades económicas, agudizadas por la pandemia, llevaron a Cursach a poner su imperio a la venta. En junio del pasado año, RIU Hotels&Resort adquirió al empresario del ocio la discoteca Riu Palace para ampliar su sede administrativa.

Compartir el artículo

stats