Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Mallorca que se sumergirá

Investigadores del CSIC y del IMEDEA cuantifican el coste económico y medioambiental de la subida del nivel del mar en la isla: 2.690 hectáreas de playas y áreas urbanas anegadas y una pérdida del PIB del 15% hacia 2100

La borrasca ‘Gloria’ barrió el año pasado amplias zonas del litoral de la isla como Cala Marçal.

La borrasca ‘Gloria’ barrió el año pasado amplias zonas del litoral de la isla como Cala Marçal.

Año 2050: Mallorca ha perdido alrededor de setecientas hectáreas de costa y hasta un 3,7% de su PIB. La subida del nivel del mar, imparable, generará una doble factura en términos medioambientales y económicos que empezará a pagar la próxima generación. Estos guarismos continuarán su repunte a finales de siglo, cuando el agua sepultará grandes extensiones de playas y áreas urbanas. 

Así lo constata un trabajo realizado por investigadores del CSIC y del IMEDEA que pone cifras a uno de los efectos del cambio climático que más impacto tendrá en Balears: la pérdida de superficie debido a la subida del nivel mar y la erosión causada por fenómenos extremos que se repetirán cada vez con mayor frecuencia. 

«Es un proyecto sobre los efectos que tendrá el cambio climático en nuestras playas y las conclusiones son descorazonadoras. Estimamos una pérdida brutal de superficie y también del PIB, porque perderemos la riqueza que genera el uso recreativo de esas playas. Por no hablar de las calles y edificaciones que desaparecerán», explica Alejandro Orfila, investigador del CSIC y uno de los autores del estudio junto con Pau Luque, Lluís Gómez-Pujol y Marta Marcos.

El investigador Alejandro Orfila.

Las proyecciones de los investigadores apuntan a 2050 y a 2100. Y para cada uno de estos tramos temporales se plantean dos escenarios, uno optimista y otro pesimista. Los estragos de la subida del nivel del mar serán ya evidentes en Pollença y Alcúdia en las próximas tres décadas, cuando el agua sepultará playas, paseos marítimos y empezará a infiltrarse en zonas ahora habitadas, además de anegar un ecosistema de un enorme valor natural como l'Albufera. Consecuencia de una subida del nivel del mar que a mediados de siglo oscilará entre los 18 y los 36 centímetros.

También retrocederá la línea costera que se extiende a lo largo de es Trenc, otra zona especialmente vulnerable al avance del mar y que será perceptible hacia 2050. Serán varias las playas que habrán modificado su perfil dentro de solo 30 años. También las de Palma, donde las populares Can Pere Antoni o Ciutat Jardí serán unos centímetros más estrechas de lo que son ahora. 

El retroceso de la costa se acentuará las siguientes décadas. Las proyecciones más pesimistas apuntan a una subida del nivel de hasta 103 centímetros en 2100, un escenario que se traduciría en la pérdida de 2.690 hectáreas en Mallorca y 3.349 en todo el archipiélago. El coste económico supondrá la desaparición de algunas playas y el sustancial recorte de otras se estima en hasta 2.600 millones de euros. 

«El descenso del PIB puede llegar a ser de un 15%», subraya Orfila, que predice impactos más inmediatos. Tanto, que ya han dejado varias cicatrices en la isla. «Veremos inundaciones por fenómenos extremos que se repetirán cada vez con más frecuencia, aunque con el tiempo perderán intensidad. Lo vimos con ‘Gloria’, o con el temporal que arrasó Banyalbufar», explica. 

El impacto será mayor al carecer la mayoría de playas de sistemas dunares que las protejan de forma natural e impidan el avance del agua. «La playa disipa la fuerza de las olas, pero si aumenta la energía del oleaje como consecuencia de un fenómeno extremo tendrá sus consecuencias», afirma este investigador.

Orfila considera que estas proyecciones obligan a reaccionar a las administraciones para que empiecen a «identificar las infraestructuras que corren riesgo». 

Un mapa exhaustivo del retroceso de la costa

Palma: El mar se tragará parte de las playas y alcanzará la zona peatonal

La mejor manera de proyectarse a las próximas décadas para comprobar dónde y cuánta superficie se tragará el mar en Mallorca es navegar por el Visor de los Impactos en la Costa por el Cambio Climático, una iniciativa del Govern monitorizada por investigadores del CSIC y del IMEDEA. En 2050 el agua habrá avanzado varios centímetros en Can Pere Antoni, Ciutat Jardí y El Molinar. Décadas después el mar alcanzará zonas peatonales.

Palma: El mar se tragará parte de las playas y alcanzará la zona peatonal

Norte: Problemas en solo tres décadas en Pollença y Alcúdia

Amplias extensiones de los municipios de Pollença y Alcúdia quedarán sumergidas bajo el agua en un horizonte relativamente cercano de 2050, tal como se aprecia en la captura de arriba. Esta área es la más vulnerable de la isla a la subida del nivel del mar, que recortará playas, hará desaparecer l’Albufera y se infiltrará en el tejido urbano. El mar seguirá ganando terreno hasta 2100.

Norte: Problemas en solo tres décadas en Pollença y Alcúdia.

Compartir el artículo

stats