Primer fin de semana de desescalada y máximo control en Mallorca. Patrullas de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de las diferentes policías locales se desplegaron ayer en las principales zonas de restauración y paseos junto a la playa, en el marco del operativo especial para controlar el cumplimiento de las medidas anticovid en el primer fin de semana de relajación de las restricciones, con las terrazas abiertas y al máximo de sus nuevos aforos.

Con un simple gesto, el que simula la subida de una mascarilla, un agente de Guardia Civil consigue que un hombre con la mascarilla en el mentón se la coloque correctamente. «Sorry, I didn’t know. Now I will wear it», responde una mujer extranjera también sin mascarilla sentada en el murete de acceso a la playa. Otra, que asegura que no lleva una encima, abandona el lugar comprometiéndose a comprarse una enseguida en la farmacia más cercana.

Escenas así pudieron verse en parte del operativo conjunto de Guardia Civil y Policía Local desplegado ayer en Palmanova. Además de la patrulla, en la zona también se desplegó un control de tráfico en el que además de las preguntas rutinarias también se trató de obtener más información para detectar posibles fiestas ilegales y se comprobó el cumplimiento de las medidas anticovid en los vehículos. En menos de media hora, en el control que se instaló en la carretera hacia El Toro, dos hombres fueron sancionados al ir juntos en el coche sin mascarilla a pesar de no ser convivientes e ir uno de ellos, el copiloto, fumando dentro del coche.

Control de bares y restaurantes

Este operativo controló también el cumplimiento de las restricciones de los bares y restaurantes : el cumplimiento de los aforos, la limitación de cuatro personas por mesa y el cierre a las 17 horas.

La noche de este viernes, en el primer día del operativo especial ante el primer fin de semana de desescalada, los agentes levantaron 111 actas por incumplimientos de la normativa anticovid y otras cuatro por desobediencia, según detalló Cort, informa Montse Terrasa. Entre estas, la Policía Local de Palma precintó un bar en con 16 personas en el interior sin mascarilla y fumando.

En el dispositivo, en el que participaron la Policía Nacional y la conselleria de Turismo, se realizaron diferentes operativos, con controles en las calles Blanquerna, Santa Catalina y Passeig Mallorca, para hacer cumplir la limitación horaria de las terrazas.

Además de los controles policiales, también hay 174 informadores covid repartidos en los puntos de mayor riesgo de las islas.