Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard | Mallorca consolida su posición a la cola de la vacunación

La catedrática Carmen Orte ha sondeado a otros docentes de la Universitat, para configurar una lista al rectorado de la UIB que evite la candidatura única de Jaume Carot

El telediario de TVE del pasado lunes recoge el color diferencial de Balears en cuanto al «Balance de la vacunación» estatal.

El telediario de TVE del pasado lunes recoge el color diferencial de Balears en cuanto al «Balance de la vacunación» estatal.

Así acaba la semana en que hemos descubierto que las Infantas Elena (número tres en la sucesión al trono) y Cristina (seis) no son negacionistas. En cuanto a su hermano menor, solventó la doble vacunación fraterna y la inmunización paterna con un explícito «esa familia de la que usted me habla». A propósito, Vox y Voto ha apoyado ya a todos los partidos del Parlament sin que ninguno le haga ascos, por lo que la ultraderecha moderada encarna la auténtica fuerza transversal de Mallorca. Como siempre.

No importa que sea el Hat Bar o el Hat Vac (vacunarse de gorra), el Govern recibe cada escándalo con el anuncio de una baja por enfermedad. Antaño hubieran camuflado los abusos de poder guillotinando a un subordinado, ahora solo los lesionan. En la imagen del telediario de TVE del pasado lunes que hoy nos ilustra, se puede percibir el color diferencial de Balears en cuanto a las dosis de vacunas suministradas, colistas de rojo en el «Balance de la vacunación». Supongo que el mapa ahorra ulteriores comentarios. Es la única cola de la vacunación que no han sabido saltarse los altos cargos.

Dado que España cuenta con 17 autonomías y Alemania con 16 Länder, somos la región española y alemana número 17. El farolillo rojo televisivo continuaba vigente el miércoles, se ha consolidado. Los últimos en el porcentaje de población inmunizada (1,85%) y de dosis administradas (61,3%). Alguien debió advertir al Govern de que no solo se trataba de vacunar a políticos. Para qué reclaman más fármacos, si no los inyectan. Los 23.000 baleares con la pauta completada esta semana no solo son una cuota irrisoria en el mapa nacional, sino el contingente a vacunar en dos días según las ensoñaciones del Govern. El problema es que han pasado setenta días desde los primeros envíos.

Entre los inmunes, Sebastià Taltavull está exultante por los whatsapps de apoyo a su doble vacunación. Está claro que el capitán Schettino del palacio episcopal no ha captado el auténtico carácter roquero. Cada vez que un indígena me llama para felicitarme por el ataque en prosa a otro mallorquín, mi única duda es si ya ha llamado antes a la víctima para decirle que soy un sinvergüenza, o si lo hará después.

A propósito, ¿cuál es la única comunidad en que no se ha examinado penalmente la apropiación indebida de vacunas, por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas que se saltaron la cola? Aquí solo actuamos en defensa de los mafiosos. Incluso cuando no actuamos. O sobre todo entonces.

La Fiscalía considera que un chat de militares donde se fusila a 26 millones de españoles es un asunto «privado» y «entre amigos», sin repercusión penal. Sin embargo, la misma Fiscalía jerarquizada acusa a jueces, fiscales y policías que persiguen a mafiosos, por un chat «privado» y «entre amigos». La conclusión es clara, puedes ejecutar en «privado» y «entre amigos» a inocentes, pero ni se te ocurra perseguir a mafiosos. O redactar el tuit inocuo de Echenique, en el que ahora malgasta el tiempo y el dinero públicos el Supremo.

Carmen Orte, catedrática de Pedagogía de la Universitat, ha sondeado a otros docentes con el objetivo de presentar una candidatura al rectorado de la UIB encabezada por quien fuera directora general del Imserso con Pedro Sánchez. Si el equipo se concreta, el físico Jaume Carot dejaría de ser el único aspirante. O dicho de otra manera, el catedrático y pedagogo Jaume Sureda dejaría de ser el único que nombra rectores. Un catedrático de Matemáticas también se ha movilizado para aspirar al cargo supremo, sería el tercero de su disciplina, tras Nadal Batle y el actual titular. Cuesta imaginar que alguien considere interesante suceder a Llorenç Huguet, que destituyó curiosamente a los dos aspirantes en ciernes a sucederle.

A dentelladas, el informe de la Sindicatura de Cuentas contra la Oficina Anticorrupción no solo encuentra irregularidades, sino que obliga a la Oficina de Jaume Far a someterse a su propio escrutinio del fraude. El denunciado habla en sus alegaciones de «improcedencia» y «premeditación», en los términos que le lanzaba el Govern para evitar la indagación de las mascarillas chinescas. Quienes pensamos que la corrupción mallorquina sigue campando a sus anchas, desearíamos que ambos entes dejaran de investigarse el ombligo y detectaran algún escándalo exterior. Para los Antifraude, sería el debut en estas lides.

Reflexión dominical capitular: «Siempre he escrito Mallorca con mayúscula».

Compartir el artículo

stats