El Estado niega la continuidad del Real Club Náutico de Palma más allá del año 2022

Un informe de la Abogacía del Estado cuestiona que la institución sea titular de una concesión y hace peligrar su derecho a obtener una prórroga

Los reyes y las infantas en el Real Club Náutico de Palma

Los reyes y las infantas en el Real Club Náutico de Palma / GUILLEM BOSCH

Miguel Vicens

Miguel Vicens

Un informe de la Abogacía del Estado ha hecho saltar todas las alarmas en la junta directiva del Real Club Náutico de Palma, así como en los 2.000 socios y 400 clientes amarristas de la histórica entidad, que ya han sido avisados por carta de la gravedad del asunto y serán convocados a una Asamblea General.

El informe de la Abogacía del Estado, emitido a petición de la Autoridad Portuaria de Balears, concluye que la naturaleza jurídica del título otorgado al Real Club Náutico de Palma es un contrato de gestión de servicios públicos y no una concesión, lo que impediría la renovación de la misma o cualquier prórroga a partir de diciembre de 2022.

Jaume Carbonell, gerente del club, confirmó ayer la gravedad del informe en todos sus extremos y las consecuecias que de él se derivan. Y lo calificó como «un cambio de criterio en Puertos del Estado que pone en peligro la supervivencia del Real Club Náutico de Palma, que contradice otros informes existentes y que sobre todo va en contra de todas las renovaciones de la concesión producidas desde el año de la fundación en 1948, la última en 1992, todas ellas con el consiguiente aumento del canon, las tasas y los impuestos».

«No tenemos ni idea de la razón que ha producido este cambio de criterio, pero tenemos derecho a defendernos y así lo haremos», subraya. No obstante, añade también que «por ahora no existe todavía requerimiento alguno ni orden de cese de actividad».

Carbonell informa de que, con el objetivo de aclarar el alcance del informe de la Abogacía del Estado, el presidente del Real Club Náutico de Palma, Emérico Fuster, acudirá el próximo día 10 de marzo a una reunión en Madrid con el organismo Puertos del Estado, que preside Francisco Toledo y depende del Ministerio de Transportes y Movilidad. Del mismo modo, la junta directiva del Náutico informa de que convocará en breve una Asamblea General para tratar de forma pormenorizada con sus socios la problemática que compromete su futuro.

El Real Club Náutico de Palma, fundado en 1948 de la fusión del Club de Regatas y el Club Maritimo, es una de las instituciones más arraigadas en la sociedad palmena, ligada históricamente a la Familia Real, y con regatas de repercusión internacional, como el Princesa Sofía y la Copa del Rey de vela. Además cuenta con una de las mejores escuelas de vela de España y realiza una labor social con jóvenes en riesgo de exclusión.