La Policía Local de Manacor desalojó ayer una fiesta ilegal de cuarenta personas en la carretera entre Manacor y Sant Llorenç, concretamente en la zona del Camí de Son Pobre. Una reunión por la que los participantes y el organizador se exponen a sanciones de entre 3.001 y 60.000 euros por una infracción muy grave, tal y como anunció el Ayuntamiento de Manacor en un comunicado. Según el propio Ayuntamiento, a partir de las 16:00, el teléfono de Emergencias 112 empezó a recibir muchas llamadas de diferentes vecinos alertando de una posible fiesta ilegal en una finca ubicada en Son Pobre, donde se estaba celebrando una fiesta ilegal, con la afluencia de un gran número de vehículos y personas. Una reunión en la que no se estaban respetando las medidas de seguridad y el distanciamiento entre los diferentes asistentes.

Los asistentes a esta celebración ilegal procedían de doce núcleos de convivencia distintos

Ante esta situación, la Policía Local de Manacor preparó un indicativo y se desplazó al lugar de los hechos para comprobar cual era la situación. Una vez comprobado que las denuncias de los vecinos eran ciertas, las unidades de la Policía Local de Manacor y de la Policía Nacional se movilizaron y realizaron una operación conjunta para acabar con la fiesta ilegal. Cuando los agentes llegaron a la zona, varios asistentes intentaron escapar corriendo campo a través para no recibir ninguna multa. A pesar de la huida de algunos individuos, las autoridades pudieron comprobar que en la finca había unas 40 personas, de las cuales 30 era mayores de edad y 10 menores. Además, la Policía identificó que los asistentes pertenecían a 12 núcleos familiares y de convivencia distintos. También se comprobó que la zona contaba con una gran cantidad de comida y bebida preparadas para celebrar la fiesta. En aquel momento, el operativo policial identificó a los asistentes e informó a la persona propietaria de la finca que tenían que cesar inmediatamente la actividad. Los agentes levantaron acta por las infracciones correspondientes a la vigente normativa covid por una infracción grave, con sanciones de entre 3.001 euros hasta 60.000, tanto para los organizadores como para los participantes de la fiesta ilegal en la finca. 

A la llegada de las autoridades, los individuos intentaron escapar de la finca campo a través

Macrofiesta en Palma

Esta reunión ilegal se une a la macrofiesta clandestina que se produjo en Palma entre el sábado y el domingo, en la que identificaron a decenas de personas en una finca ubicada entre s’Aranjassa y Sant Jordi. Al igual que ocurrió en Manacor, los vecinos alertaron de que se podía estar produciendo una celebración en una casa de campo de la zona ya que escucharon música a todo volumen y vieron a mucha gente desplazándose hacia aquella finca. En este caso, los agentes solicitaron al juzgado entrar en el domicilio para disolver la macrofiesta. Sin embargo, el magistrado no lo autorizó y la Policía decidió establecer un control en la rotonda más cercana de la vivienda para identificar a los asistentes.