El Tribunal Superior de Justicia de Baleares, a través de la Sala de lo Contencioso Administrativo, ha rechazado la propuesta planteada por un grupo de empresarios de la restauración de Mallorca, que pedía que se anulara la orden del Govern de cerrar bares y restaurantes. Esta orden de la administración se dictó el pasado día 11 de enero, ante el aumento del número de contagiados. Fue una decisión que se adoptó, por tanto, dentro de las medidas relacionadas con el estado de alarma sanitaria.

Los restauradores solicitaban al tribunal una medida cautelar, que consistía en la suspensión inmediata de la orden de la administración, lo que les hubiera permitido poder reiniciar de nuevo su actividad empresarial, paralizada por el Govern. Sin embargo, la Sala no considera que exista una especial urgencia para levantar la orden del Ejecutivo. Considera que esta demanda administrativa se presentó el pasado día 28 y en esta presentación no se solicitaba ninguna medida cautelar. Esta petición urgente se presentó ayer miércoles, lo que interpreta el tribunal que existe una urgencia para suspender la orden de la administración.

El tribunal, sin embargo, pese a que ha rechazado la petición de los restauradores, ha decidido abrir una pieza separada para determinar la posible medida cautelar de suspensión. Para ello se ha dado traslado a los demandantes para que en el plazo de cinco días presente las alegaciones que considere para que se suspenda la orden del Govern que paralizaba la actividad de bares y restaurantes.