Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mujeres se infectan más de covid-19 pero la superan mejor

De las 4.259 personas que han debido ser hospitalizadas desde el inicio de la pandemia, 1.865 eran féminas, de las que 199 acabaron en la UCI

Una de las 199 mujeres ingresadas en la UCI hasta el pasado día 17.

Una de las 199 mujeres ingresadas en la UCI hasta el pasado día 17.

Cuando ya se ha superado el año desde el primer caso de covid-19 en el archipiélago y se han sobrepasado los 55.000 contagios, un vistazo rápido al último boletín del Servei d’epidemiologia (el correspondiente al pasado día 17) permite extraer algunas conclusiones.

La primera de ellas, que en estos doce meses largos las mujeres han sido más proclives a contagiarse con el nuevo virus pandémico. Lo han hecho 28.651 de ellas, el 51% del total de contagios hasta la citada fecha, frente a los 27.014 hombres que también lo ha contraído, el 49% del total.

Aunque no solo se contagian más. También superan mejor y con menos complicaciones la enfermedad. Así, si hasta el pasado día 17 se habían notificado ya 55.665 infecciones, tan solo 4.259 precisaron ser hospitalizadas.

El 18%, asintomáticos

El 92% de los contagiados (51.406 personas en cifras absolutas) pasaron la covid-19 en sus domicilios, aunque no de forma tan leve como se piensa erróneamente. Porque un hecho que llama la atención es que del total de infectados, tan solo un mínimo porcentaje, el 18,1% (10.113 de los contagiados) la ha pasado con ausencia total de síntomas.

De las 4.259 personas que precisaron hospitalización, 3.619 (7%) lo fueron en planta y 640 (1%) requirieron ser ingresados en algún box de UCI. En esta fase más crítica se acentúa la diferencia entre géneros. Mientras tan solo 1.865 mujeres debieron ser hospitalizadas, lo fueron efectivamente 2.394 hombres. Aunque es en el posterior paso a las unidades de críticos dónde más se aprecian las diferencias entre ambos sexos.

De los 640 ingresos en UCI registrados hasta el pasado día 17 de este mes, 199 los protagonizaron mujeres (31%) y 441 hombres que han acaparado el 69% de los ingresos en estas unidades desde el comienzo de esta crisis sanitaria.

Como ya se ha dicho en alguna otra ocasión, la relevancia de los casos importados en la evolución epidemiológica de las islas es residual: tan solo se han contabilizado 191 contagios calificados como importados y 468 como extracomunitarios, esto es, adquiridos en otras comunidades autónomas u en otros países.

No es cosa de viejos

Tampoco, como contrariamente se piensa, la covid es una enfermedad que se cebe o ataque con mayor saña al colectivo de las personas mayores.

Así, el colectivo que acumula el mayor número de contagios hasta el momento ha sido el formado por personas con edades comprendidas entre los 40 y los 49 años, con un total de 10.132 infectados. Le siguen en los dos siguientes escalafones las dos siguientes franjas de edad más jóvenes: las 9.539 personas que cuando la contrajeron tenían entre 30 y 39 años y las 8.326 que tenían entre 20 y 29 años. Esto es, las personas de entre 20 y 49 años son las que han llevado el peso de esta pandemia.

Lógicamente, la letalidad crece con la edad. Pero esta no es un asa a la que uno debería agarrarse con fuerza. Ocho pacientes, todos del género masculino, hubieron de ser ingresados en la UCI pese a que ninguno de ellos había cumplido los treinta.

La mitad de los positivos en 2 meses

Un total de 28.127 contagios de los 55.665 declarados en esta comunidad hasta el pasado 17 de febrero, el 50,5% del total, se notificaron en dos meses: diciembre (11.877) y enero (16.250).

Estos datos cuestionarían la efectividad de las restricciones adoptadas en las islas durante estos dos meses, unas restricciones que fueron de las más duras del país con toque de queda a las diez de la noche, imposibilidad de celebrar las fiestas con no convivientes y cierres drásticos y tempranos de bares y restaurantes y de grandes superficies comerciales durante los fines de semana. La pregunta que habría que formularse es ¿qué habría pasado sin estas medidas? Lo que es obvio es que la relajación en las fiestas navideñas propició el pico de la tercera ola como que la mayor actividad social del verano favoreció la segunda.

Compartir el artículo

stats