El Govern ya ha recolocado a cuatro de los cinco directores generales cuyos departamentos han desaparecido con la última remodelación. El PSOE acomoda como altos cargos o asesores de otras áreas a los responsables de las diferentes direcciones generales suprimidas al ser fusionadas con otras. Son los casos del exconseller insular y hasta ahora director general de Relaciones Institucionales, Miquel Ángel Coll; el exdiputado y ya exdirector general de Derechos y Diversidad, Pau Morlà; la exconcejal en Cort y hasta la fecha directora general de Coordinación, Yolanda Garví; y el exalcalde de ses Salines y titular de la hoy eliminada dirección general de Arquitectura, Bernat Roig.

De las direcciones de Coordinación y Derechos y Diversidad, que ahora pasan a ser solo una en manos de la exconsellera Isabel Castro, quedaban fuera Garví y Morlà. Mientras la primera pasa a ser la nueva secretaria general de la nueva Conselleria de Fondos Europeos, el segundo, que había recaído en el Govern al perder su escaño en Madrid con la repetición electoral de 2019, ha sido recolocado como delegado del Ibavi en Menorca. De Relaciones Institucionales, que se ha fusionado con Cooperación Local y que quedará en manos de Francesc Miralles, ha salido Coll, nuevo jefe de gabinete de la nueva consellera de Presidencia, Mercedes Garrido.

Precisamente, bajo el paraguas de la misma conselleria quedará el exalcalde de ses Salines y hasta ahora director general de Arquitectura, área que se fusiona con la dirección de Vivienda, Bernat Roig, que ocupará plaza de asesor como interlocutor parlamentario.

De los cinco altos cargos caídos con el recorte de direcciones generales, sólo María Amengual, cuya dirección general de Participación y Voluntariado se ha fusionado con Transparencia, no tiene por hoy nuevo cargo en el Govern.

Pese a que cuatro de los cinco altos cargos suprimidos han sido recolocados, al baile de sillas en tercera línea y a que, como informó este diario, antes de la remodelación había más de una quincena de plazas vacantes -como las nueve plazas de asesores eliminadas en los gabinetes de la presidenta y de los consellers, el delegado del Govern en Madrid o el director de la Agencia Tributaria-, el portavoz del Ejecutivo, Iago Negueruela, aseguró ayer que la eliminación de 15 plazas supondrá un ahorro de 800.000 euros. En esta línea, explicó que el efecto dominó de algunas recolocaciones dejará sin nómina a doce personas y que aunque otras estuvieran vacantes, eran plazas que estaban dotadas.

El alto cargo de los 3.000 euros en gasolina, cesado

Una de las doce bajas de las que informó ayer el Govern por la remodelación del Ejecutivo es el hasta ahora gerente del IBITEC, Tomeu Tugores, el alto cargo que pasó tiques por más de 3.000 euros de gasolina en tan solo un año. Tal y como informó hace ahora un año este periódico, Tugores presentó 63 recibos de gasolina, pero solo justificó ocho de ellos como gastos de kilometraje para acudir a reuniones de trabajo. El resto son repostajes que realizó a su coche particular a cuenta del Govern y en el Portal de Transparencia no especificaba dónde se había desplazado. Además de esta gerencia, el Govern informó ayer de la supresión de una plaza de coordinación en el SOIB y de la eliminación de la gerencia del consorcio Velódromo de les Illes Balears, responsable del Palma Arena.

EL DATO

  • Podemos

Con la vacante de Biel Torrens, la consellera De la Concha coloca a su jefe de gabinete como director general, una asesora como jefa de gabinete y elimina la plaza que dejaba.

  • Més

La número uno de Més en Alaró, Aina Sastre, hasta ahora asesora a razón de 30.000 euros en Medio Ambiente, pasa a Servicios Sociales por 48.000 euros al año. La plaza de 30.000, eliminada.

  • Negueruela

El portavoz del Govern, Iago Negueruela, aseguró que el ahorro será de 800.000 euros: «Se debe mirar toda la reestructuración del Govern en su conjunto para ver las plazas que se suprimen».