Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Discrepancias entre contribuyentes y Hacienda que superan los 100.000 euros

La Agencia Tributaria balear ha llegado a triplicar el valor declarado de los inmuebles

Las diferencias entre los precios de los inmuebles declarados por los contribuyentes y los valores estimado por la Agencia Tributaria balear (ATIB) han llegado a ser tan abismales que han conllevado la exigencia de recargos superiores a los 100.000 euros, pese a hacer alcanzado esta discrepancia utilizando un sistema de cálculo por parte del Govern que ha sido cuestionado de forma unánime por todos los grupos del Parlament.

El abogado de DMS Legal Alejandro del Campo pone algunos ejemplos que han pasado por su despacho, y el más llamativo es el de un edificio con apartamentos, cuyo comprador declaró haber pagado 590.000 euros por él. Sin embargo, la Hacienda balear no dio por bueno este valor y lo situó en 1,9 millones (un 224% más), con la exigencia de que se abonarán 164.850 euros más sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales ya entregado, incluyendo los intereses de demora.

Según Alejandro del Campo, éste es un claro ejemplo de una estimación del coste del inmueble basándose en la aplicación de fórmulas preestablecidas (como calcular el valor del suelo multiplicando por dos el que figura en el Catastro), pero sin molestarse en enviar a un perito para que compruebe el estado de la propiedad, tal y como exige el Tribunal Supremo. Porque según este abogado, el edificio en cuestión se encontraba en muy mal estado y fueron necesarias costosas reformas para dejarlo en condiciones. La citada valoración de la ATIB está recurrida.

Pero no es el único ejemplo. Un solar de Palma por el que el comprador declaró haber abonado 380.000 euros fue posteriormente valorado por la Hacienda autonómica en 923.450 euros, es decir, incrementó el valor en un 143%, exigiendo un recargo de 56.760. También se presentó recurso en este caso, y el Tribunal Económico Administrativo Regional (TEAR) anuló la comprobación realizada por la Agencia Tributaria balear, respaldando así la tesis del contribuyente.

Algo similar ocurrió con una vivienda en Calvià, por la que el contribuyente declaró haber pagado 355.000 euros pero que la ATIB valoró en 520.614, exigiendo un recargo en la liquidación del Impuesto de Transmisiones de 16.345 euros. También en este caso el TEAR anuló la comprobación realizada por la Hacienda autonómica.

En la lista de ejemplos aparecen un local y vivienda de Palma que se declaró con un precio de 100.000 euros pero que la ATIB elevó hasta los 212.664, reclamando 10.313 euros de recargo.

Compartir el artículo

stats