La incidencia del coronavirus en Mallorca, situada a día de hoy en 95 casos por cada 100.000 habitantes, es la más baja que ha registrado la isla desde el pasado 6 de agosto, antes de la escalada de contagios de final de mes que obligó al Govern a aplicar las primeras restricciones, todavía en plena temporada turística. Se sitúa aún en un nivel de riesgo medio y sigue marcando una tendencia a la baja pero ya muy frenada, como si el descenso en la propagación de los contagios estuviera muy cerca de convertirse en una situación de estancamiento, pues las caída cada vez son menores.

No obstante, y pese a la presencia de la cepa británica - Baleares es la tercera comunidad que más casos de esta variante ha notificado tras Cantabria y Madrid-, los marcadores del coronavirus en Mallorca siguen todos ellos una evolución positiva. Este lunes se han notificado en la isla 27 nuevos casos positivos, la cifra más baja de los últimos 30 días. Los pacientes ingresados en las plantas covid de los hospitales son 80, con una subida de seis con respecto al domingo, pero con un descenso del 30% en comparación con la semana pasada. Los pacientes en las UCI continúan también en descenso. En las unidades de críticos de la isla hay ingresados 48 personas, tres menos que el domingo y un 24% menos que hace siete días. En picado caen los pacientes atendidos por Atención Primaria que pasan el coronavirus en sus domicilios. Hoy suman 1.426 personas, un 44% menos que hace solo una semana.

Baleares es la tercera comunidad que más casos de la cepa británica ha notificado tras Cantabria y Madrid

En el conjunto de Baleares los marcadores del coronavirus mejoran cada día que pasa, sobre todo ahora que la propagación del virus en Ibiza se está frenando. La incidencia en el conjunto de las islas se sitúa en 117 casos por cada 100.000 habitantes, en situación de riesgo medio y ya muy cerca de los datos de Mallorca. La conselleria de Salud ha notificado este lunes 29 nuevos casos, la cifra más baja de los últimos 30 días, con una evolución a la baja desde el 27 de enero.

La tasa de positividad del total de pruebas realizadas se sitúa en un 2,10%, con un descenso de siete décimas porcentuales con respecto a la semana pasada y teniendo en cuenta que las pruebas diagnósticas que se realizan actualmente son una quinta parte de las que se practicaban hace un mes, consecuencia también de la caída de los contagios.

En las plantas covid de los hospitales de Baleares hay 153 pacientes, con un incremento de 7 pacientes más con respecto al domingo, pero con un descenso del 26% con respecto a la semana pasada. Las enfermos críticos ingresados en las UCI se han reducido a 65, cinco menos que el domingo y un 27% menos que hace siete días. Las unidades de críticos han dejado atrás la situación de sobrecarga. Y su ocupación ha vuelto a los niveles previos a la Navidad.

La vacunación ha reducido drásticamente la incidencia del coronavirus en las residencias de ancianos de las islas, donde ya solo quedan 15 usuarios infectados de coronavirus, todos ellos ingresados en los hospitales. Son la mitad de los que había la semana pasada. En cuanto a los trabajadores, todavía quedan 19 con el virus, cuando hace siete días eran 42.

Tras dos días sin defunciones, este lunes ha muerto una personas más por coronavirus, con lo que la cifra total de fallecidos asciende a 638. Durante el mes de febrero los muertos por covid-19 suman ya 87 personas.