Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Masa de aire polar siberiana: La bestia del Este

En las islas las temperaturas superarán esta semana la barrera de los 20 grados

Mapa de temperaturas a las 8:20 del 12 de febrero mostrando la bestia del este afectando a buena parte de Europa.

No dejan de llegar noticias de frío y nieve de un lado y otro del Atlántico. En Europa, el frío ha campado por medio continente dejando buena parte de Alemania y Reino Unido nevadas. Los canales de Ámsterdam se han convertido en una pista de patinaje improvisado, una estampa que recuerda a la pequeña edad de hielo de comienzos del siglo XIV. Las principales capitales Europeas registran temperaturas gélidas como los -14ºC de Berlín, -13ºC en Praga o -19ºC en Moscú. En los próximos días el aire frío va a viajar muy al sur sobrevolando zonas del Sáhara. Concretamente al norte del Chad y Sudán donde son esperables algunas heladas en cotas altas.

En EE UU otra masa de aire de origen ártico ha llegado tan al sur como para dejar nevadas las playas de Galveston (Texas) bañadas por las cálidas aguas del golfo de México. En una gélida jornada de San Valentín, el National Weather Service informaba en su cuenta de Twitter que más de 100 estaciones iban a igualar o superar los récords históricos de temperaturas máximas más bajas.

La bestia del este es como se ha bautizado a un tipo de masa de aire polar continental responsable de grandes fríos y nevadas en zonas del interior y sur de Europa como está pasando estos días. La bestia nace y se cría en zonas continentales de Siberia, entre los Urales y las grandes planicies rusas.

Estas regiones inhóspitas son un congelador natural donde la falta de sol unida a las largas noches boreales enfrían el aire hasta valores de -40ºC. Si hay nieve en el suelo como suele ser habitual a esa latitud, ésta refleja la mayor parte de la poca radiación solar que pueda llegar a la zona. Si además se instala un anticiclón, los vientos débiles ayudan a reforzar estos mecanismos manteniendo el aire frío pegado junto al suelo. El congelador está entonces a pleno rendimiento.

Captura de satélite Sentinel 3 mostrando los Alpes y gran parte de la mitad occidental de Gran Bretaña nevados. | METEOCIEL

Las masas de aire son como el agua y el aceite, no quieren renunciar a su identidad y les cuesta mezclarse. Cuando hay un anticiclón en Escandinavia y una baja en el Mediterráneo se crea un pasillo de vientos de nordeste que actúan como una cinta transportadora forzando al aire del congelador Siberiano a bajar de latitud. Es entonces cuando la bestia del este ataca bajando por Europa como un ‘polar express’.

No todas las olas de frío que tenemos en España son culpa de la bestia del este. Filomena por ejemplo, fue causada por una masa de aire ártica (procedente del norte).

El frío no llega a Balears

En esta ocasión parece que el frío aliento de la bestia del este no ha llegado a Balears ni se espera que lo haga, parece que le resultamos poco apetecibles o quizás ya se haya saciado en su larga travesía Europea.

El pasado jueves la Agencia Estatal de Meteorología calificaba este febrero en el aeropuerto de Palma como «extremadamente cálido» con una anomalía térmica de +3.6ºC. Efectivamente, estamos viviendo en las islas uno de los meses de febrero más cálidos en años. En la primera quincena del mes se han superado los 20ºC más de la mitad de los días (8 días para ser exactos). Las temperaturas han escalado a valores prácticamente irreales, recordemos los 26,1ºC en Pollença el día 5 o los 24,1ºC de Banyalbufar al día siguiente acompañados de una intensa advección de polvo en suspensión (datos de Aemet). Todo ello ha ido acompañado de poca o ninguna lluvia. En Balears este mes ha llovido un -97%.

Capturas de satélite Sentinel 3 mostrando los Alpes y gran parte de la mitad occidental de Gran Bretaña nevados.

Capturas de satélite Sentinel 3 mostrando los Alpes y gran parte de la mitad occidental de Gran Bretaña nevados.

Para los próximos días la situación no hace amagos de variar, la bestia del este se retira hacia los Balcanes a la vez que el anticiclón se adueña de nosotros. Hablando en plata: ausencia total de precipitaciones y temperaturas superando nuevamente la barrera de los 20ºC con anomalías térmicas de 10 incluso 15ºC en Balears para toda la semana.

Según informa Aemet, el mes de enero fue normal en temperaturas y diciembre ligeramente cálido con una anomalía de +0,3ºC. Si febrero sigue así el invierno climatológico quedará cálido, aproximadamente un grado por encima de lo normal.

Mucho frío en algunos sitios, demasiado calor en otros y si hacemos la media de ambos escenarios nos sale nuestro querido amigo el cambio climático. Pese al frío histórico en algunas zonas, la tierra sigue calentándose en su conjunto a un ritmo frenético. El sábado pasado por ejemplo, la temperatura en conjunto del hemisferio norte marcó +0.5ºC (por encima de lo normal) debido a extraordinarias anomalías térmicas existentes en el ártico.

¿Qué podemos esperar del futuro? Los estudios apuntan a que las olas de frío se van a reducir (ojo, no van a desaparecer) y las que se den puede que sean más intensas. Estos episodios no contradicen el cambio climático sino que forman parte de él porque al calentarse el ártico se reduce la diferencia de temperatura entre el ecuador y el polo lo que a su vez provoca que los desalojos fríos y advecciones cálidas sean más importantes.

Compartir el artículo

stats