Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extraoficial | Més y Podemos deberán recortar sus cargos

Mercedes Garrido, vestida de amarillo, con los antiautopista al fondo.

Mercedes Garrido, vestida de amarillo, con los antiautopista al fondo.

La remodelación del Govern no termina con sustituir a tres consellers socialistas. En las conversaciones entre los tres partidos del Pacto, la presidenta Francina Armengol dejó claro a Més y Podemos que si los socialistas asumían los costes de mayor calado de la crisis de Govern, los otros socios también debían hacer sacrificios. Es por ello que tanto nacionalistas como podemitas también deberán recortar su nómina de altos cargos en las respectivas conselleries que gestionan en el Ejecutivo autonómico.

Més y Podemos deberán suprimir entre tres y cuatro cargos cada uno para llegar a los 15 en todo el Govern que señaló la presidenta Armengol. Los morados y los ecosoberanistas ya han empezado con esta labor de analizar qué cargos de los suyos son más prescindibles. En todo caso, según fuentes del Govern, no serán de relevancia y no se tocará a ningún director general ni tampoco secretarios generales de conselleries. Será en el tercer nivel de los gabinetes donde se acometerá el tijeretazo. Asesores y cargos situados en empresas públicas serán los sacrificados. Entre ambos deben reducir la plantilla entre siete y ocho altos cargos, mientras que el resto, hasta un total de 15, los deberá asumir el Partido Socialista.

Més gestiona Medio Ambiente, Asuntos Sociales y la Secretaría Autonómica de Universidades. Por su parte, Podemos está al frente de Transición Energética, Agricultura y la Secretaria Autonómica de Memoria Democrática. De ahí deberán salir los recortes de cargos.

Nervios en más de cien cargos de segundo y tercer nivel del Govern 

Desde el pasado viernes, en que la presidenta Armengol anunció la remodelación del Govern, en unos cien cargos de segundo y tercer nivel, especialmente asesores y responsables de comunicación y de gabinete, entre otros, existen muchos nervios. No es para menos. Los de las conselleries que cambian de titular no saben si contarán con el beneplácito del nuevo conseller. Asimismo, los que su departamento cambia de Conselleria tampoco las tienen todas consigo, ya que entra a formar parte de un departamento con una infraestructura ya montada.

Con todo, unos cien cargos políticos del Govern tienen su futuro en el aire a la espera de cómo se encajan los diferentes organigramas, una vez tomen posesión hoy los nuevos consellers.

Garrido/Company: La felanitxera infunde respeto entre los socios, pero el menorquín genera dudas 

Mercedes Garrido es valorada e infunde respeto entre sus socios. Muchos de Podemos y Més tuvieron que batallar con ella la pasada legislatura en el Consell de Mallorca y saben cómo se las gasta. Dura negociadora y habilidad para convencer de sus ideas y proyectos. Que se lo pregunten a un Miquel Ensenyat, que salió a pecho descubierto a defender las maravillas de la autopista. O también a los ecologistas, que los dejó retratados cuando se vistió de amarillo (los colores de la protesta contra la carretera) para recibirles. No obstante, el menorquín Miquel Company genera dudas por su «inexperiencia» en una área que tendrá un papel fundamental en los próximos meses, como es la de Fondos Europeos.

Consell: Cladera se atrinchera para no destituir a Sofía Alonso

Catalina Cladera, presidenta del Consell de Mallorca, tiene una difícil papeleta. Se ha atrincherado para no destituir a la vacunada directora de Gent Gran, Sofía Alonso, cuando hay un acuerdo de pleno que así se lo exige. Esta cuestión está enquistada y en cada pleno saltará el debate. Puede llevarle a tener que afrontar una cuestión de confianza.

Compartir el artículo

stats