Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así nació el movimiento SOS Turismo en el Llevant de Mallorca

Desde el Llevant se ha ido extendiendo una iniciativa que le explota en la cara al Govern

Soumaya Katouch y la hotelera Inés Batle pintan una lona gigante en el hotel Condesa de Alcúdia. DM

Viernes 22 de enero. Asamblea general extraordinaria. La patronal hotelera de Mallorca ya está al tanto de SOS Turismo. La pandemia desbocada: unos 800 casos por 100.000 habitantes. El presidente Sánchez, ante la Organización Mundial del Mundial, había anunciado esa misma semana que España no estará en condiciones para recibir turistas hasta después del verano. Ya había empezado el rosario de cargos públicos de las islas, incluido el obispo Sebastià Taltavull, que se habían colado en la campaña de vacunación. Más nervios y desesperación ante otra segunda temporada sin turistas este 2021.

Las ‘cédulas’ de la campaña SOS Turismo se encienden en el Llevant. No pueden más. Cargan un castigo triple: las inundaciones, la quiebra de Thomas Cook y el coronavirus.

«Estamos ahogados. Hay ataques de ansiedad por miedo a perder la empresa». Inés Batle, al frente del hotel y los apartamentos Morito de Cala Millor, nieta del hotelero Juan Batle, expresa temores comunes. «Esta campaña —insiste varias veces— ha nacido del «sentimiento». «El que ponga el cartel lo va a hacer desde el sentimiento», dice en un intervalo en el que deja la brocha con la que mano a mano con la trabajadora Soumaya Katouch pinta un SOS gigante en negro por el luto que atraviesa el sector y en rojo por lo encendidos que están los ánimos ante la falta de soluciones políticas. El logo lo ha diseñado un «chico de Son Servera».

Hay quien ha encargado lonas plásticas, quien tira de sábanas. «He visto de todo», reconoce Inés.

SOS Turismo ha surgido al calor de la Plataforma Llevant, que representa a asociaciones empresariales de Artà, Capdepera, Manacor, Sant Llorenç des Cardassar y Son Servera. «Hay cinco representantes de partidos diferentes», subraya la hotelera para dejar claro que este movimiento es «apolítico».

Está tan lejos de la política que al Govern le ha explotado en toda la cara. No tenía ni idea de lo que trajinaban entre bambalinas los hoteleros y el resto de empresarios que no ven la luz después de oír durante meses lo que ya les suena a palabras huecas a pesar de la buena disposición del conseller Iago Negueruela. Quieren acción, rescate, vacunas. Turistas.

Soumaya Katouch e Inés Batle pintan en el hotel Condesa de Alcúdia un cartel gigante con el lema de la campaña 'SOS Turismo'.

«Ya llevamos un año y lo peor será el año que viene. Si no hacemos algo no habrá ni empresas ni trabajadores». Con este panorama —que hiela el ánimo del más optimista, e Inés Baltle lo es, como el sector al que le representa acostumbrado a la resiliencia—, «en una reunión uno dijo que solo le quedaba poner un cartel de SOS». Después ha funcionado «radio calle, porque vas hablando con uno y otro» . Menos de tres semanas después hay toda una campaña organizada respaldada por varias patronales mallorquinas, con hoteles, restauradores, comerciantes...

Tras la asamblea de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) de finales de enero ya se adoptaron acuerdos para pasar «a la acción pública» y alcanzar una visibilidad que se espera «masiva», según los planes de los organizadores . También se celebró una reunión con la comisión de Turismo de la CAEB.

Objetivo: ser virales

Ya estaba decidida la gran acción pública que dará el pistoletazo de salida a la desesperación de la isla sin turismo para el 12 de febrero, pasado mañana, con el cuelgue del mensaje SOS Turismo que permanecerá instalado en las fachadas mientras no se consigan los objetivos. Se adelanta de las doce a las once de la mañana para tener la seguridad de que a los periodistas les sobre tiempo para preparar la cobertura y entrar en los informativos.

A la acción se sumará , en un lugar en el Llevant aún por concretar, la lectura de un manifiesto por varios representantes de asociaciones. La gran campana que se persigue ha de sonar a través de Facebook, Twitter e Instagram y la web de la protesta, sin olvidarse de etiquetar SOS Turismo para que se haga viral.

Al inicio primaba que no se identificara la campaña con la FEHM y que no saliera de las direcciones de los hoteles y guardar discreción. La patronal ayer hizo pública su adhesión tras filtrarse los preparativos.

«Creo que la presidenta Armengol también está desesperada, basta verle la cara», le dice a Inés su intuición. La hotelera está «harta de negociar con los bancos y de ver a los fondos de inversión, que no tributan, al acecho». Pide que le dejen comprar vacunas para sus trabajadores, a los que el verano pasado les pago las pruebas covid para abrir sus negocios. Es la guerra a la «inacción».

Compartir el artículo

stats