Hay formas y formas de protestar, y se avecina un movimiento silencioso con el que -huyendo de las algaradas callejeras en tiempos de restricciones- el sector turístico busca alcanzar eco internacional condenando «la inacción y el pasteleo» político. En la Mallorca donde crecen como setas las plataformas reivindicativas ante la penuria económica, los hoteleros lanzan la campaña SOS Turismo.

Arropados por una treintena de patronales, pretenden atraer a todos los representantes de la cadena de valor turístico. Su tarjeta de presentación será una acción el próximo viernes: instalarán sábanas, lonas y pancartas en las fachadas de sus establecimientos con la palabra SOS. Los esprays ya están preparados, y otros más perfeccionistas ya tienen encargadas las lonas en la imprenta. La idea persigue una isla cubierta de un grito de auxilio por su principal industria, con impacto internacional.

Esta iniciativa nace a propuesta de las asociaciones hoteleras del Llevant y llega arropada por una página web en la que dan cuenta de que son «trabajadores y trabajadoras, empresarias y empresarios y ciudadanos y ciudadanas» que exigen «claridad y acción a los que nos gobiernan para acabar cuanto antes con los devastadores efectos sanitarios y socioeconómicos de esta pandemia».

Los hoteleros protestarán con sábanas  de ‘SOS Turismo’ en sus fachadas

Los hoteleros protestarán con sábanas de ‘SOS Turismo’ en sus fachadas

Ha tenido gran éxito entre las asociaciones del sector y tanto la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) como la CAEB están al tanto de sus planes. Una de las grandes patronales que se ha sumando a SOS Turismo es la Agrupación de Cadenas Hoteleras que preside Gabriel Llobera, vicepresidente de la CAEB.

Contra «el pasteleo»

El movimiento que huye de las concentraciones en las calles de la isla, precisamente porque lo que busca es una salida a la pandemia, hará su presentación oficial el viernes a las once de la mañana, cuando se desplieguen sábanas y lonas con la leyenda SOS en las fachadas de los hoteles. Y ahí se quedarán colgadas. «No nos podemos permitir seguir en la inacción y en el pasteleo ni en nuestros municipios ni en nuestra isla, ni nuestra comunidad, ni nuestro país», claman en su web. A la instalación de las gigantescas pancartas le seguirá la lectura de un manifiesto reivindicativo en la zona del Llevant. Para alcanzar un gran eco de la campaña, se activará la plataforma en las redes sociales, en castellano, en catalán y en inglés.

Los empresarios quieren lograr un «movimiento masivo y global», y hay dos aspectos que quieren dejar alto y claro: la campaña es apolítica y transversal. Se busca atraer a todos los afectados por la debacle del turismo, que en Mallorca es igual a todo su tejido empresarial.

Decisiones colegiadas

Con la actividad turística «cerrada a cal y canto» y resistiendo con «bocanadas intermitentes de oxígeno» que son «absolutamente insuficientes y nos abocan a la asfixia», critican que «la sordera persistente de las administraciones» les aboca «a los cuidados paliativos» porque solo llegan «medidas temporales de protección». Por ello, continúan, nace el movimiento SOS Turismo «como un último grito de auxilio».

Demandan un plan de rescate del sector en el que participen «todas las administraciones», con ayudas directas y reducción de cargas fiscales e impositivas. Quieren «decisiones colegiadas» para controlar la pandemia y detener la crisis social y priorizar la salud sin «una política sanitaria a trompicones», con cribados masivos, conocer el plan de vacunación y que llegue al 70% de la población antes del verano.

Agroturismos, una veintena de asociaciones hoteleras, comerciantes, Pimem Manacor, ocio nocturno y bares ya se han unido al movimiento.