Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plástico de Europa inunda Cabrera

El parque nacional participa en un proyecto europeo, junto a otras once zonas marinas protegidas, que estudia el impacto de los residuos y en un año se ha detectado que el 94% de los restos que llegan al archipiélago son plásticos

El conseller Miquel Mir junto a los técnicos del proyecto, ayer en Cabrera.

El conseller Miquel Mir junto a los técnicos del proyecto, ayer en Cabrera. Miquel Adrover

Plásticos de Alemania, Italia, el norte de África o el sur de Francia llegan cada día hasta la costa del parque nacional marítimo terrestre de Cabrera. Este hecho, comprobado por científicos, da una idea del impacto sobre la biodiversidad marina del Mediterráneo que tienen los residuos y especialmente los plásticos. El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, lo calificó ayer de una «de las principales amenazas para nuestros ecosistemas marinos».

El parque nacional balear participa en un proyecto europeo que tiene la finalidad de estudiar estos impactos. Se trata de la iniciativa Plástic Busters, en la cual participan once áreas marinas protegidas del ámbito Mediterráneo y que tiene por objetivo mantener la biodiversidad, así como preservar los ecosistemas naturales de las áreas marinas protegidas pelágicas y costeras mediante la lucha contra los residuos en el mar.

Ayer el conseller Mir, junto con el director general de Biodiversidad Llorenç Mas, y la directora del parque de Cabrera, Cuca López, visitaron los trabajos de investigación y clasificación de los plásticos que el mar ha llevado hasta la costa de Cabrera.

En el ámbito de esta investigación, un grupo de técnicos de Medio Ambiente clasifica los residuos recogidos hasta ahora en las tres playas de Cabrera que forman parte del proyecto: el Burrí, n’Enciola y els Palangrers. En total, los técnicos del parque y entidades de voluntarios han recogido 385,73 kilos de residuos, de los cuales el 93,8% eran plásticos. De estos, 212,6 se recogieron en la playa del Burrí, 50,82 en els Palangrers y 122,55 en n’Enciola.

Residuos recuperados en Cabrera.

El estudio consiste en clasificar los residuos según si son polímeros artificiales (como fibras sintéticas), caucho, ropa, papel y cartón, madera procesada, metal, vidrio, cerámica, residuos sanitarios, residuos médicos y parafina, entre otros. Analizando estos restos, en su mayoría envases, se ha podido comprobar cómo hasta las aguas de Cabrera han llegado botellas y envases de numerosos países europeos, como es el caso de Alemania, Italia y Francia, y también del norte de África. El idioma de sus inscripciones ha permitido identificar el origen. Por ejemplo, las botellas inscritas con tipografía árabe se ha comprobado que en su mayoría proceden de Argelia y Marruecos.

Los técnicos explicaron que en algunas épocas del año han llegado de forma masiva una gran cantidad de bolsas de plástico blancas con un mismo formato. Al cabo de unas semanas recogieron varias que todavía conservaban la inscripción y comprobaron que se utilizan para envasar la leche en los países árabes, en este caso procedían de Argelia y Marruecos. Si bien los residuos de Italia o de Francia llegan directamente desde la costa mediterránea de estos países, los procedentes de Alemania y otros puntos del centro de Europa no. Los técnicos de Medio Ambiente tienen la teoría de que son transportados por los ríos y al desembocar en el mar realizan el largo viaje hasta la costa de Balears.

Impacto sobre flora y fauna

Otro de los grandes objetivos del proyecto es estudiar el impacto que los residuos marinos tienen sobre la flora y la fauna marina. Hasta ahora ya se ha completado la recogida de muestras a diferentes especies de águilas pescadoras y cetáceos (cachalote, delfín común, delfín mular y cap d’olla), que están pendientes de analizar por parte de los laboratorios de la Universitat de les Illes Balears (UIB).

Los espacios naturales que participan en el proyecto, como Zakhyntos en Grecia, el archipiélago Toscano de Italia y Córcega, recogen y analizan los residuos que encuentran compartiendo la misma metodología y ponen en común iniciativas para minimizar el uso del plástico en sus ámbitos de protección.

Miquel Mir apuntó que este proyecto europeo va en la «línea que hemos marcado en nuestra Ley de Residuos, con la clara finalidad de reducir al máximo la presencia de plásticos que dañan nuestros ecosistemas».

La nueva embarcación de vigilancia para Cabrera.

Nacra

El parque de Cabrera estrenó ayer una nueva embarcación, llamada Nacra, que se empleará para hacer tareas de control y vigilancia en el ámbito marino del parque, ahora que el Tribunal Supremo ha dictaminado que la gestión es del Govern. Se trata de una semirrígida con una parte de cabina con una eslora de de 8,60 metros y una manga de 3,06.

Compartir el artículo

stats