Gobierno y comunidades han acordado tomar «medidas correctivas» si detectan casos de personas que se vacunen contra la covid estando fuera de los protocolos, como el caso del obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, que ya ha sido inmunizado tras recibir las dos dosis de la vacuna aprovechando la vacunación en la residencia de sacerdotes de Sante Pere i Sant Bernat a pesar de no vivir ahí, sino en el Palacio Episcopal.

Según adelantó el medio especializado Redacción Médica, el Consejo Interterritorial de Salud acordó un plan para evitar el uso fraudulento de vacunas. «Seguir fielmente las indicaciones de dicha Estrategia, que son las que nos han dado los expertos en base a criterios científicos y éticos, constituye la mejor garantía para lograr superar con rapidez y eficacia la pandemia y, por ello, no son admisibles ni atajos ni desviaciones indebidas respecto de lo que entre todos hemos acordado», detalla el documento, en el que se incluye el acuerdo de «extremar el seguimiento, análisis y control de la aplicación de la Estrategia, evitando cualquier desviación, detectando, en su caso, el uso indebido de las vacunas y aplicando las medidas preventivas y correctivas que resulten necesarias».

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, se pone la segunda dosis de la vacuna M. Mielniezuk

Cabe recordar que el caso de Taltavull se suma a otros polémicos casos de alcaldes, fiscales e incluso militares que ya se han vacunado de la covid pese a no entrar en los colectivos de riesgo establecidos por los protocolos, lo que en la mayoría de casos ha forzado su dimisión.