El diputado de Més per Mallorca y portavoz de la formación en la comisión de Transportes del Parlament, Josep Ferrà, ha reiterado este jueves el "rechazo total" de su formación a las obras de "ampliación desproporcionada" que AENA continúa ejecutando en el aeropuerto de Palma.

En una nota de prensa, ha asegurado, el ente aeroportuario acaba de adjudicar un contrato para ampliar las pasarelas de dos módulos en Son Sant Joan. En concreto, se han adjudicado las obras de instalación de nuevas pasarelas de embarque de pasajeros en los módulos A y D por valor de 12,3 millones de euros.

Para Ferrà, las obras constituyen una "ampliación desproporcionada" y no ajustada a las necesidades de la isla, su economía y el bienestar de los ciudadanos.

En este sentido, el diputado ha recordado que la apuesta de Més per Mallorca es implementar medidas de decrecimiento turístico.

Ferrà ha criticado que en el contexto de masificación turística el plan director del aeropuerto es del 2001, con evaluación ambiental de los años 90. Según el diputado de MÉS es "evidente" que el contexto social, ambiental y económico ha cambiado radicalmente.

Así, aunque sea vigente y legal es necesaria una nueva evaluación ambiental para desarrollar los proyectos, ha recalcado.

Ferrà ha señalado, además, que el Parlament ha avalado esta necesidad en dos ocasiones aprobando dos Proposiciones No de Ley a instancias de su grupo, y ha criticado que el director de la instalación se haya negado a comparecer ante la Cámara autonómica.

Asimismo, el diputado de Més per Mallorca ha criticado la actitud del Gobierno español, que ha permitido estas obras como un "nuevo desprecio" y una muestra de desconocimiento de la realidad de las Islas.

Ferrà ha lamentado que AENA y el Gobierno estatal actúen a espaldas de la voluntad general de la sociedad y ejecuten unas obras "innecesarias y no justificadas con las necesidades actuales" porque van dirigidas a ampliar la llegada de pasajeros.

El diputado ha resaltado que AENA tendría que implementar más medidas de control y seguridad ante la crisis sanitaria así como hacer efectivas las compensaciones pendientes a los vecinos del Pla de Sant Jordi que sufren "impactos colosales".

Ferrà ha reclamado también la participación directa de las instituciones de Baleares en la elaboración de un nuevo plan director así como la implicación directa de AENA en las mejoras del transporte público que conecten Palma con el aeródromo.

Del mismo modo, ha recordado que, como ha aprobado ya el Parlament, las necesidades no son estas obras, sino la mejora del aeropuerto de Ibiza o la torre de control de Menorca.

Ferrà ha argumentado, además, que el aeropuerto de Palma tiene unos beneficios anuales de más de 200 millones de euros mientras que la reinversión es nula. "El aeropuerto no puede ser una máquina de crear ingresos que se van a Madrid, sin ningún retorno. Tiene que ser un servicio público y no un negocio", ha concluido.