El Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que en 2020 se produjeron en Baleares 8.656 fallecimientos, lo que representa un 8,6% más que en 2019, 686 muertes más.

Así lo recoge en la última actualización de la estadística experimental lanzada en 2020 para estudiar las defunciones semanales ocurridas durante la pandemia de COVID-19, en el marco de su información para el análisis del impacto de la crisis del coronavirus.

Se trata de una estimación realizada con un modelo diseñado para este proyecto, puesto que los datos oficiales de defunciones que transmiten los registros civiles se comunican con un considerable retraso.

Por Islas, la estadística experimental estima 7.085 muertes en Mallorca en 2020, un 8,5% más que el año anterior; 617 en Menorca, un 7,5% más; y 954 en Ibiza y Formentera, un 10% más.

Con todo, cabe matizar que los datos estimados para 2020 se clasifican no por el lugar de residencia de la persona fallecida sino por el lugar donde ocurre el fallecimiento y se realiza la inscripción.

En las dos primeras semanas de 2021, con 426 muertes, el incremento en los fallecimientos alcanza el 29,8% respecto a 2020, y un 15% más que en el mismo periodo de 2019.