Música, mascarillas quitadas y consumición en mesa en sa Foradada. La Guardia Civil tuvo que intervenir el domingo ante el incumplimiento de las restricciones por la covid en el bar del popular mirador de Deià. El establecimiento abrió, puso música a todo volumen y sirvió bebidas a una veintena de personas que incluso se sentaron en las mesas exteriores para degustar las consumiciones y observar la puesta de sol. 

La Guardia Civil intervino después de que vecinos alertaran al alcalde de Deià, Lluís Apesteguia, de la escena en el enclave y este a su vez alertó a la Benemérita, quien en veinte minutos se personó en el lugar.

El pasado mes de agosto y debido a las aglomeraciones que se producían pese al riesgo de contagio por coronavirus, el ayuntamiento de Deià ya decidió cerrar el acceso al parking y al mirador de sa Foradada entre las 18:30 y las 21:30.