Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tiendas del aeropuerto de Palma, en pie de guerra con Aena por los alquileres

Un juez de Eivissa da la razón a un empresario que pelea también la suspensión de pago en locales de Mallorca

El Aeropuerto de Palma

Los empresarios de las tiendas del aeropuerto están en pie de guerra contra Aena porque no se aviene a renegociar los contratos de alquiler a pesar de la drástica caída del flujo de pasajeros. El gestor aeroportuario incluso pretende cobrarles las mensualidades correspondiente al estado de alarma, cuando se interrumpió el tráfico, así como por los locales que se ubican en terminales cerradas por decisión de la empresa semipública.

Tras diez meses de crisis y sin visos de que el tráfico aéreo vaya a remontar por la pandemia, ya hay pymes que han trasladado su pugna a los tribunales para que se suspenda el pago del alquiler. Así Zea Retail, con 13 locales en la red aeroportuaria española, tres de ellos en Son Sant Joan, batalla por que se modifiquen sus contratos ante la caída del tráfico.

Mientras en Mallorca aún no han logrado avanzar —esta semana se les han denegado las medidas cautelares solicitadas para dos locales y también en Madrid—, el juzgado de Primera Instancia número 3 de Eivissa ha dado la razón a Zea Retail. Admite el desembolso de 8.279 euros y así suspende cautelarmente el pago de la renta mínima garantizada anual correspondiente al ejercicio 2020, que asciende a 441.690 euros por un local que se encuentra en la zona de embarque cerrada en el aeropuerto eivissenc. También queda suspendido el aval en caso de impago por un importe de 208.397 euros.

Un representante de Zea Retail señala la importancia de esta medida cautelar admitida, mientras está pendiente de otra solicitada para su tercera tienda en el aeropuerto mallorquín.

Por ahora en Son San Joan no se les han emitido las facturas correspondiente al ejercicio 2020, aunque sí se ha hecho en Barajas, por lo que seguramente esta pyme tendrá que ir a concurso de acreedores. «Es un auténtico drama porque son alquileres brutales», que se están pagando por tiendas en áreas cerradas o que no compensa abrir porque no se cubren los gastos de personal.

Otros arrendatarios de Aena siguen los mismos pasos ante la imposibilidad de negociar con el gestor aeroportuario, que ni siquiera ha llegado a acuerdos con gigantes como Duty Free o Areas.

Compartir el artículo

stats