El coronavirus sigue entrando en Mallorca por Son Sant Joan. La laxitud en los controles sanitarios están convirtiendo en un coladero el aeropuerto de Palma, por el que pasajeros procedentes de otras Comunidades entran con el virus. El control en las puertas de entrada para blindar la isla de nuevos casos importados está fallando y ya se están diagnosticando positivos en residentes de la isla a su regreso de la Península después de la Navidad. Sólo desde el viernes Salud pide prueba para entrar a pasajeros procedentes de todas las autonomías.

Si bien las quejas de pasajeros que denuncian que no se les pide la PCR que traen hecha o que no se les hace test de antígeno pese a no llevar prueba se llevan sucediendo desde prácticamente la primera semana de la puesta en marcha de los controles, empiezan ahora a diagnosticarse casos de la covid de personas que se han contagiado en otras autonomías y no han sido detectadas a su paso por Son Sant Joan en su viaje de vuelta.

Este diario ha podido recabar varios casos de residentes a los que no se les ha exigido la prueba porque, independientemente de donde hayan estado, solo se tiene en cuenta la procedencia del vuelo. Si viajan desde un aeropuerto de una región con baja incidencia, aunque hayan pasado las fiestas en una zona altamente contagiada, pueden entrar en Mallorca sin test. El caso más llamativo es el caso de un vecino de Son Servera, quien tras pasar la Nochevieja con su familia en Extremadura y entrar en Son Sant Joan sin PCR, ha dado positivo a su regreso a la isla. Pese a no tener prueba PCR hecha, confiando en que se le realizaría el test de antígenos, en el control se le permitió pasar sin más. Después de dos días en Mallorca, su familia de la Península le llamó para avisarle que habían contraído el virus; se hizo la prueba PCR el martes, y el miércoles le informaron que había dado positivo.

«Al llegar al control del aeropuerto, donde están los tres pasillos, me pidieron el billete y me dijeron que podía pasar por donde los que venían con PCR hecha. Les dije que me tenía que hacer la prueba y me dijeron que no pasaba nada, que ‘pase, pase’», relata el joven, que estuvo fuera de la isla del 30 de diciembre al 9 de enero.

Pese a que desde el inicio de los controles Salud lleva avisando que sólo se realiza el test de antígenos a los residentes procedentes de comunidades con una incidencia superior a 150 casos por 100.000 habitantes, el día 9 de enero, Extremadura, donde había pasado diez días este mallorquín, tenía la mayor incidencia acumulada de todo el país, con 799 casos por cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, su procedencia es algo que tampoco le preguntaron en el control. «No, no me hicieron ninguna pregunta, sólo me pidieron ver el billete», explica este testimonio. Y en el billete no aparecía su auténtica procedencia, ya que para volver a la isla había tenido que coger un vuelo desde Sevilla. Y mientras Extremadura encabezaba el ranking de incidencia, los pasajeros procedentes de Andalucía se encontraban, de la misma manera que los procedentes desde Asturias, Canarias y Ceuta, entre las excepciones a los que se exigía prueba PCR.

103 positivos en los controles

De hecho, sólo desde este viernes se ha empezado a pedir la prueba para los pasajeros que llegan de estas Comunidades, y ahora ya se pide a los que llegan desde todas las autonomías.

Según los datos de Salud, desde que el operativo está en marcha se han validado 22.267 pruebas PCR negativas y se han realizado un total de 29.952 pruebas de antígenos en puertos y aeropuertos de las islas, de las que 103 resultaron positivas. Por otro lado, 2.633 han sido enviados a las unidades de prueba covid express y 892 han hecho cuarentena.