Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios de Baleares piden hasta 500 millones en ayudas al Ejecutivo

Las patronales CAEB y PIMEB respaldan las nuevas restricciones pero reclaman más respaldo económico para que las empresas puedan sobrevivir durante los próximos meses

Reunión celebrada ayer entre miembros del Govern, patronales y sindicatos de las islas

Reunión celebrada ayer entre miembros del Govern, patronales y sindicatos de las islas

Apoyo al Govern en el endurecimiento de las restricciones al comercio y la restauración para frenar la pandemia. Esa fue la postura unánimemente mantenida ayer por patronales y sindicatos de las islas. Pero con un matiz: las organizaciones empresariales advierten de que el momento actual es, económicamente hablando, el peor desde que se inició la pandemia, y que hay muchos negocios que están ya al límite de sus fuerzas. Por ello, se reclamaron ayudas contundentes e inmediatas que el presidente de PIMEB, Jordi Mora, cuantificó entre los 300 y los 500 millones de euros. En relación a este punto, se acordó celebrar la próxima semana nuevas reuniones entre estas organizaciones y el Ejecutivo balear para analizar las subvenciones a las que se pueden acceder desde las diferentes administraciones públicas.

Tanto Mora como la presidenta de CAEB, Carmen Planas, expresaron ese respaldo a unas medidas «durísimas», pero insistieron en la necesidad de apoyar a las empresas para evitar que caigan durante los próximos meses. Así, Planas reivindicó también una prórroga de los ERTE hasta el 31 de diciembre y que se facilite el acceso al crédito a las empresas cuando son muchas a las que ya se ha cerrado esa puerta.

Los secretarios generales de CCOO y de UGT en las islas, José Luis García y Alejandro Texías respectivamente, se sumaron a ese respaldo, al considerar que el aumento de las restricciones es necesario para hacer frente a una situación sanitaria que se ha vuelto «muy complicada», pero reivindicaron también una «hoja de ruta» para sostener el tejido productivo y la protección de los trabajadores, para que las empresas puedan llevar vivas al final de la pandemia.

Mucho más críticas fueron las patronales de restauración de las islas y las grandes empresas comerciales. Así, la sectorial de CAEB denunció que el Govern «ha dejado solos» a estos negocios ante la crisis y defendió que este sector no está generando los nuevos contagios. La de PIMEM calificó de «desproporcionadas» las nuevas restricciones pese a aceptarlas. También el gran comercio expresó su rechazo al considerar que las compras en sus instalaciones no conllevan un mayor riesgo que en los pequeños negocios.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats