Con los contagios del coronavirus disparados e igualando ya los datos de las peores semanas de confinamiento y la economía de las islas resintiéndose de las últimas restricciones para contener la pandemia, la presidenta del Govern, Francina Armengol, avisa que aún «quedan por delante meses de esfuerzos y de rigor sanitario» frente a la covid, por los que será necesario mantener ERTEs e «invertir más que nunca» en reactivar la economía de Balears.

Un mensaje de alerta enviado desde su discurso de fin de año marcado por la covid y sus efectos en las islas y en el que este año, rompiendo con el estilo habitual, Armengol ha hecho partícipes a ciudadanos con el formato de una videoconferencia, de las tan habituales en este año de pandemia.

El discurso de la presidenta, pronunciado después de su conversación con ciudadanos, quiso ser una respuesta a las críticas y al malestar de los diferentes sectores afectados por las restricciones adoptadas en las últimas semanas, a los que se dirigió directamente. «Soy consciente que sois muchos los que lo estáis pasando mal y que habéis visto vuestros ingresos, negocios o empleos afectados», pronunció, reconociendo que «es necesario hacer más».

En este sentido, la presidenta reclamó «mantener mecanismos clave como los ERTEs, que están sosteniendo a trabajadores y empresas» en palabras de la presidenta, y que, si bien el Gobierno central ha insistido en que los prorrogará el tiempo que haga falta, a día de hoy finalizan el 31 de enero», y defendió «invertir más que nunca en reactivar nuestra economía, que tiene que ser más diversificada y sostenible». «Es la hora de destinar todos los recursos a la protección de las personas, de las familias, de los que lo pasan mal», reivindicó Armengol.

La presidenta prosiguió con ese aviso de que aunque «el 2021 empezará con la esperanza del inicio de la vacunación y eso debe devolvernos el optimismo, porque se acerca la hora de recuperar parte de lo que este 2020 nos ha quitado», aún «quedan por delante meses de esfuerzo y de rigor sanitario» frente al coronavirus. «Meses que nos piden valentía y firmeza para no estropear todo lo que hemos hecho», apuntó.

Defensa de su gestión

En defensa de su gestión de la pandemia, Armengol defendió que «la respuesta sanitaria al virus no depende de ideas políticas ni de soluciones mágicas, sino sólo de la capacidad técnica, de la ciencia y de la responsabilidad» y quiso también poner en valor que «en estas islas sabemos trabajar juntos» para subrayar que «lo hemos hecho para buscar medidas consensuadas en todos los ámbitos, dialogando con empresas y sindicatos y pactando con diferentes partidos políticos y instituciones como consells y ayuntamientos», en referencia al Plan de Reactivación Económica acordado además de con los agentes sociales, con el resto de partidos del Pacto y con Ciudadanos y El Pi.

Mensaje de optimismo

«El final de la pandemia será, en definitiva, el efecto inexorable de la capacidad y la fuerza que demostréis diariamente», quiso enviar un mensaje de optimismo: «Si resistimos, si continuamos juntos, si nos protegemos los unos a los otros, no tenemos que tener miedo: pronto el virus será una pesadilla del pasado», pronunció la presidenta, que quiso recordar a los fallecidos: «Siempre nos quedará el recuerdo de los que quedaron atrás y la certeza de que este pueblo valiente y comprometido, nuestro pueblo, no tiene más límites que sus propios sueños».  

Discurso de fin de año de la presidenta Francina Armengol.

'Skype' con ciudadanos para romper el formato clásico del discurso presidencial

La presidenta del Govern, Francina Armengol, rompió con el formato clásico del discurso presidencial de fin de año incorporando como novedad una conversación a través de una videoconferencia con ciudadanos que se han visto afectados por la pandemia y con los que quiso compartir protagonismo. Según explicó el Govern, el objetivo de compartir con ellos esos minutos de reflexión es que «sus testimonios directos muestren cómo se ha vivido un año también diferente, de dureza excepcional» en las islas «cómo se ha plantado cara al virus» y también «encontrar en su ejemplo y compromiso la capacidad de superación para poder dejar esta pandemia en el recuerdo». El formato de la videoconferencia recoge uno de los principales canales de comunicación en este año de distanciamiento social, de teletrabajo y de confinamiento. En la conversación con la presidenta participaron la cajera de supermercado Carolina Ramis, la policía tutor Maribel Portella, la estudiante de Bachillerato Ana García, la enfermera del Hospital General Caterina Ferrer, el expaciente de covid Tomeu Servera y el empresario textil Sebastià Vadell.