Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xylella desploma en 10.000 toneladas la producción de almendra en Mallorca

Plantaciones envejecidas y el bajo precio de únicamente 10 céntimos el kilo, también han ayudado al declive

Una plantación entera de almendros de avanzada edad arrasada por los efectos de la Xylella fastidiosa en Mallorca.

Una plantación entera de almendros de avanzada edad arrasada por los efectos de la Xylella fastidiosa en Mallorca.

La Xylella fastidiosa y el bajo precio están dando la puntilla a la producción de almendras en Mallorca. En las últimas décadas se ha pasado de una producción de unas 14.625 toneladas a menos de 4.500 este año 2020. Los expertos advierten que una imagen emblemática de Mallorca, como es la de los almendros en flor, puede desaparecer en breve de forma definitiva.

Y es que la bacteria de la Xylella, también conocida como el ébola del olivo, en Mallorca ha afectado de forma especial a este emblemático cultivo. Prueba de ello es que hemos pasado de unas 65.000 hectáreas dedicadas al almendro hace poco más de una década a escasas 15.000 en la actualidad. Estudios científicos estiman que en Mallorca desaparecieron del orden de un millón de árboles a consecuencia de la bacteria mortífera. La mayoría de ellos eran almendros y viñedos.

Andreu Juan, jefe de servicio de la conselleria de Agricultura, reconocía que «las variedades autóctonas mallorquinas de almendra prácticamente han desaparecido, lo aconsejable son variedades más resistentes a la Xylella que son las foráneas». Juan también apunta que «tenemos muestras en el banco de semillas para preservar su presencia y siempre habrá alguien que querrá experimentar con ellas, pero las grandes plantaciones serán de regadío y con variedades resistentes».

La incidencia de la Xylella fastidiosa sobre el desplome de la producción de almendra en Mallorca es clara y así lo demuestran las cifras aportadas por la conselleria de Agricultura. Entre los años 2005 y 2010 Mallorca producía entre 13.000 y 15.000 toneladas anuales. En 2016 ya se bajó a 8.852 toneladas y en 2017, año en que llega la Xylella a la isla, la producción realizó una bajada vertiginosa hasta las 5.607 toneladas. En 2018 experimentó un ligero ascenso al ser un año bueno en cuanto a climatología y se recolectaron en los campos mallorquines 6.113 toneladas, o lo que es lo mismo, 6,1 millones de kilogramos de almendra con cáscara. No obstante, en 2019 la producción volvió a caer hasta las 4.659 toneladas y este año no llegan a las 4.500.

La desaparición de un millón de árboles hace que la imagen de los almendros en flor se convierta en un recuerdo

decoration

Andreu Juan apunta también a varios factores más por la caída vertiginosa de la producción de almendras: «La Xylella es indudable que ha tenido un efecto importante, pero también las plantaciones eran viejas, el precio no ha sido bueno y los agricultores decidieron no recolectarlas».

A todo ello hay que unir un efecto previo que ayudó a la muerte súbita de muchos almendros. Se trata de una enfermedad que llegó unos años antes que la Xylella, conocida como el hongo de la almendro, que debilitó de forma especial a unos árboles ya mayores y la bacteria acabó con miles y miles de ellos.

Miquel Gual, presidente de la Cooperativa Camp Mallorquí, entidad que aglutina una parte importante de los productores de la isla, apuntaba: «Hay que tener en cuenta que calculamos que en Mallorca han desaparecido en torno al millón de árboles a causa de la Xylella. Todo ello unido a la bajada de un 25% del precio hace que la gente opte por otros cultivos de secano mucho más rentables en estos momentos y resistentes a la Xylella, como es el algarrobo. Este año se ha pagado el kilo de almendra entre 8 y 10 céntimos y no es rentable su recolección en Mallorca. En cambio, el hueso de algarroba está en seis euros el kilo». De todas formas, Gual alertó de las modas en la agricultura, ya que «lo aconsejable es analizar y estudiar lo que conviene sembrar, no guiarnos solo por los precios».

1.204 positivos de la Xylella

La última notificación de la conselleria de Agricultura del mes de noviembre apunta a un total de 1.204 positivos por Xylella en Balears. De todas formas, a estos árboles y arbustos hay que sumar que durante los primeros años de la plaga se obligaba a talar un radio de 100 metros alrededor de cada positivo. De allí sale el cálculo de un millón de árboles arrasados por la bacteria. En la actualidad solo se aplica un radio de 50 metros y solo se actúa alrededor de los bancos de semillas.

De los positivos acumulados desde que se detectó la Xylella encontramos 488 acebuches, 262 almendros, 183 olivos y 134 viñedos.

Compartir el artículo

stats