Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 20.000 nuevos algarrobos sustituyen a los antiguos almendros

Existe gran demanda de la pepita de algarroba para medicamentos, cosmética y alimentación

Más de 20.000 nuevos algarrobos sustituyen a los antiguos almendros Guillem Bosch

En los dos últimos años el cultivo de la algarroba está sustituyendo al de la almendra en los terrenos de secano de Mallorca. Los agricultores y propietarios de fincas han sembrado en los dos últimos años entre 15.000 y 20.000 algarrobos en la isla, según datos de la Cooperativa Camp Mallorquí. Se trata de un cultivo subvencionado por la Política Agraria Común (PAC) y en estos momentos tiene una gran demanda para la industria farmacéutica, la cosmética y también como ingrediente para la elaboración de alimentos o la repostería.

El ingeniero agrónomo Tomeu Company destacó, además, que «se trata de un árbol mucho más resistente a la Xylella fastidiosa, necesita mucho menos cuidado y es mucho más rentable para los agricultores de secano en estos momentos».

El presidente de Camp Mallorquí, Miquel Gual, recordó que en la actualidad un «algarrobo puede llegar a dar una rentabilidad de 1.000 euros al año, con el precio actual del garrofín (pepita de la algarroba) entre 8 y 10 euros el kilo. Por este motivo, calculamos que se han sembrado entre 15.000 y 20.000 algarrobos».

De hecho, en Camp Mallorquí este año se han recogido del orden de 20.000 toneladas de algarrobas por solo 1.000 de almendras. Estas cifras dan una idea del auge de la algarroba y del desplome de la almendra, ya que Camp Mallorquí aglutina buena parte de los productores de frutos secos de Mallorca.

Junto al ingeniero Tomeu Company visitamos una plantación joven de algarrobos en Consell, Allí se puede comprobar como los árboles ya están empezando a crecer y se prepararan para producir frutos la próxima temporada. «Hay que tener en cuenta que en la actualidad la mayoría de agricultores de Mallorca es a tiempo parcial, lo que significa que se dedica a otra actividad además de los cultivos. El algarrobo se adapta perfectamente a esta situación, ya que necesita muchos menos cuidados que un almendro y en estos momentos el precio de su producción es muy bueno», aseveró Company.

Las ayudas para replantación del Govern y de Europa, con 20 euros por árbol, han acelerado la sustitución de almendros por algarrobos desde que se detectó la plaga de la Xylella.

La pepita de algarroba es un producto muy utilizado para todo tipo de alimentos preparados, pero actualmente tiene otras salidas con un gran valor de mercado. Es el caso de las industrias farmacéuticas y de la cosmética.

Tomeu Company explicó el componente de garrofín tan apreciado ahora: «Si no fijamos en muchos alimentos veremos que traen un componente llamado E-410. Este ingrediente no es otra cosa que una goma comestible que se fabrica a partir de la pepita de la algarroba y tiene diferentes propiedades».

Company también habló de la pérdida de la almendra y lamentó como variedades mallorquinas emblemáticas, como es el caso de la vivot, han sido de las más afectadas por la Xylella fastidiosa.

Escepticismo con la algarroba

De todas formas, hay agricultores que todavía son muy escépticos a la hora de realizar el cambio de almendros por algarrobos, pese a la diferencia de rentabilidad. Miquel Gual relató cómo la utilidad del garrofín para la cosmética o la industria farmacéutica pueden acabar al hallarse componentes nuevos. En cambio, «la almendra se come y siempre habrá un mercado para ella».

Compartir el artículo

stats