La borrasca ‘Dora’, que afectó a Balears a lo largo de ayer, dejó nieve en varios puntos de la Serra de Tramuntana, lluvias en forma de granizo en Palma y poblaciones del Llevant de Mallorca y precipitaciones por lo general débiles, además de un descenso generalizado de las temperaturas.

Según informó la delegación de la Agencia Estatal de Metereología (Aemet) la nieve llegó a cuajar por encima de los 850 metros en la Serra de Tramuntana acumulándose en el Puig Major una capa de entre cuatro y cinco centímetros de espesor.

Las precipitaciones y las bajas temperaturas junto con la sequedad del aire propiciaron también que se produjeran precipitaciones en forma de nieve en la zona de es Muntants de Establiments. En algunos momentos también se pudo observar una fina capa de nieve acumulada en las cunetas de la carretera que une Esporles con Establiments, aunque no llegó a cuajar.

A media mañana se produjeron precipitaciones en forma de granizo en Palma, con especial incidencia en Son Ferriol, aunque también en barriadas como Son Cladera y els Hostalets.

El pasado miércoles ya nevó en el Puig Major, aunque lo hizo de una forma muy tímida, sin cubrir completamente la cima de la montaña por las escasas precipitaciones y porque las temperaturas todavía eran muy moderadas.

Hasta las 13 horas de ayer se habían registrado precipitaciones en las seis horas anteriores de 10.8 litros por metro cuadrado en Llucmajor, 9,6 en Cap Blanc, 8.0 en Portopí, 7.3 en Muro, 6,0 en el aeropuerto de Palma, 6.0 en Pollença, 5,2 en sa Pobla 5,2 en Escorca (Son Torrella) y 5.2 en Port de Pollença.

Las temperaturas subirán ligeramente hoy, domingo y el lunes, pero volverán a bajar el martes.

El tiempo del fin de semana en Mallorca: una entrada de aire ártico hará desplomar los termómetros Bernardo Arzayus