La Plataforma contra la Ampliación del Aeropuerto de Palma ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Balears que ha sido admitido a trámite. Exige la paralización de los proyectos en marcha, como las obras en la pista norte cuyo informe de impacto ambiental data de hace dieciséis años. Aducen que está caducado. También piden que se paralicen el resto de proyectos, entre ellos el de la ampliación de la terminal, porque no han pasado todos los estudios de impacto pertinentes.

La Plataforma, a través del GOB, exige al ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que facilite el expediente administrativo de todos los proyectos en marcha. 

El recurso cuestiona la legalidad de los proyectos. Como criticó ayer el abogado Josep Alonso, se considera que hay «fraude de ley» por la caducidad del informe de impacto ambiental que avala las obras para modificar la pista norte en la que se están construyendo dos nuevas calles de salida rápida para da respuesta a las previsiones de crecimiento del tráfico aéreo, al alcanzarse los 32 millones de pasajeros (el año pasado se llegó a 29 millones). 

Con las obras de la pista se prevé, en el proyecto de Ampliación del aeropuerto de Palma de Mallorca (que cambió después su nombre al de Salidas rápidas en pista 06L-24R), que la capacidad del aeropuerto pase de las 41 operaciones actuales a 48, con un incremento del 17%, señala la Plataforma. En la actualidad es de 34 salidas por hora. 

Dicho proyecto se sustenta en una declaración de impacto ambiental que data de 2004, y tras las modificaciones de la ley que regula esas evaluaciones las aprobaciones previas caducaban en diciembre de 2019 si las obras no se habían iniciado. 

Por otro lado, los proyectos para ampliar la terminal del aeropuerto de Palma para aumentar su capacidad están actualmente en manos del ministerio de Transición Ecológica, que ha de examinar las alegaciones e informes que se han mostrado desfavorables a su ejecución.