Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pasajeros internacionales entran en el aeropuerto de Palma sin mostrar su PCR

Armengol rechaza exigir las pruebas para alojarse en los hoteles del archipiélago

Pasajeros internacionales entran  en Son Sant Joan sin mostrar su PCR

Pasajeros internacionales entran en Son Sant Joan sin mostrar su PCR

«Un coladero que estamos viendo cada día». Así de categóricos se pronuncian trabajadores del aeropuerto que asisten estupefactos al trasiego de pasajeros internacionales que llegan a Palma en vuelos de tránsito, es decir, haciendo escala en otros aeropuertos españoles, sin que se haya comprobado si portan el PCR negativo que se exige desde el 23 de noviembre.

También entre los viajeros internacionales reina el desconcierto y se declaran consternados ante esta anómala situación que contraviene la resolución del ministerio de Sanidad del 11 de noviembre, por la que se amplió el alcance del control documental de los controles sanitarios en puertos y aeropuertos con la exigencia de la prueba diagnóstica con resultado negativo realizada en las setenta y dos horas previas a la llegada de los pasajeros.

Mientras tanto, en el Parlament, la presidenta Francina Armengol rechazó ayer que se exijan pruebas para alojarse en los hoteles de Balears escudándose en que ya se piden a los pasajeros que viajan desde el extranjero. Para la jefa del Ejecutivo autonómico, «no tiene sentido» en las circunstancias actuales.

Cuando un pasajero viaja a España por vía marítima o aérea procedente de un país o zona de riesgo por la tendencia ascendente en el número de casos de covid-19, está obligado a presentar la prueba negativa en el punto de entrada al Estado español. Esto es en el primer aeropuerto al que llega el viajero internacional, confirmaron ayer desde Aena.

Sin embargo, en la práctica esos pasajeros están llegando a su destino final, en este caso Son Sant Joan, sin que se les haya solicitado mostrar su PCR negativo. Son Sant Joan ahora está dividido en dos áreas para que los viajeros nacionales e internacionales discurran por caminos diferentes precisamente para que el personal subcontratado por Aena, y supervisado por Sanidad Exterior, dependiente del ministerio de Salvador Illa, verifique que los procedentes del extranjero, a los que se les somete a un control de temperatura y visual, portan la prueba diagnóstica. En el caso de los pasajeros en tránsito salen del aeropuerto de Palma por la zona de vuelos nacionales sin que en el primer aeropuerto de llegada se les haya requerido la PCR.

Viajeros llegados de aeropuertos de Europa o de Buenos Aires o Senegal, que vienen vía Madrid o Barcelona a Palma, se están bajando del primer avión y embarcando el en segundo que les trae a Son Sant Joan sin ningún control sanitario. «Esto es un coladero porque vienen muchos tránsitos de zonas calientes» a Son Sant Joan, denuncia personal del aeropuerto. Más de un pasajero ha mostrado su consternación por el descontrol y el desembolso que han tenido que hacer para pagar la PCR, que en el caso de España el precio medio en la sanidad privada es de 150 euros.

«Hablando con el Gobierno»

Por otro lado, la presidenta del Govern, Francina Armengol, considera que «no tiene sentido» en este momento exigir pruebas PCR a los viajeros que se alojen en hoteles de las islas, puesto que ya se piden para volar desde el extranjero.

Así lo expresó Armengol en respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado Josep Castells (Més per Menorca). Castells planteó a la presidenta la posibilidad de que el Govern haga obligatorio que en los establecimientos turísticos se pida una PCR para alojarse, mientras no haya respuesta positiva del Estado para exigir pruebas a los viajeros que se desplazan entre comunidades autónomas. «A no ser que el sector turístico les haya dicho que no lo hagan», apuntó con ironía el parlamentario menorquín.

La presidenta Armengol replicó que el Govern «no renuncia a ejercer sus competencias, lo que ocurre es que estamos hablando con el Gobierno, ya que creemos que lo correcto es en puertos y aeropuertos». La jefa del Ejecutivo argumentó que «tenemos mucha movilidad con la península que no va a los hoteles y la mayoría de clientes de estos establecimientos son viajeros internacionales que ya llevan la PCR de origen».

Castells le recordó que esta medida «daría muchas más garantías al sector turístico».

Hoy llegan a Mallorca entre 600 y 800 pasajeros procedentes de países de riesgo Bernardo Arzayus

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats