Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho de cada diez alumnos migrantes de las islas van a la escuela pública

Balears es la comunidad con mayor proporción de estos estudiantes, según el Anuario de la Educación

Presentación ayer del Anuario.

Presentación ayer del Anuario. UIB

Balears es la autonomía con una mayor proporción de alumnos inmigrantes, un 16,1%. La inmensa mayoría, un 83%, estudia en la escuela pública. El resto, un 17%, lo hace en la privada o concertada.

Son datos recogidos en el Anuari o de la Educación 2020 presentado ayer. Esta herramienta, iniciativa del Grupo de Investigación y Formación Educativa y Social de la UIB, cuenta esta edición con un monográfico dedicado a cómo la escuela -profesores, padres y alumnos- se enfrentó al reto de enseñar a distancia. Y otro centrado en la necesidad de implementar la educación afectivo-sexual en las aulas.

La presencia de alumnado inmigrante en las aulas de Balears se mantiene al alza desde hace tiempo. En conjunto, las islas registran un total de 32.369 alumnos inmigrantes, un 27% más que hace una década. El incremento respecto del curso pasado fue del 7,2%, con 2.341 estudiantes más, la mayoría en educación infantil.

Una conexión incompleta

Según indica el Anuario, los principales países de procedencia son Marruecos, Italia y Rumanía.

El documento, de casi medio millar de páginas, dedica un monográfico a analizar cómo la pandemia alteró los planes educativos y cuáles fueron los principales obstáculos a los que se enfrentaron los docentes. El más importante, una «brecha digital» que ya era evidente antes de la pandemia y que el confinamiento ha ensanchado.

«El acceso a la educación de nuestro alumnado ha quedado supeditado, en primer lugar, al acceso a la tecnología de sus hogares. La brecha digital, preexistente a la crisis de la covid se ha hecho más profunda. Familias con un solo móvil en casa, compartido a veces por cinco miembros, sin acceso a wifi, con acceso a internet limitado o a los datos de la tarjeta, y con los locutorios donde poder cargarla cerrados por motivos sanitarios», pone de manifiesto un capítulo que analiza la relación entre las familias y la escuela durante el confinamiento,

En educación primaria también se detectaron dificultades. «A los variados problemas tecnológicos debemos añadir los de los alumnos que tienen a los progenitores fuera de casa, los que se arreglan mejor o peor con la ayuda de los hermanos, los que deben hacerse cargo de sus hermanos pequeños ... Inevitablemente algunos han quedado más desatendidos que nunca», indican los propios docentes en el Anuario.

En todo caso, la moneda tiene un reverso. El director del Anuario, Joan Amer, indicó que, aunque el confinamiento ha supuesto relegar a un segundo plano algunos contenidos curriculares, ha abierto la oportunidad a la adquisición de nuevos aprendizajes y hábitos.

«Los niños también han aprendido con las familias. Esta situación ha permitido aprendizajes compartidos en los cuales se han trabajado aspectos como el aprendizaje de curas, habilidades domésticas y la práctica de nuevos juegos como por ejemplo pequeños teatros», subrayó este experto.

Amer indicó que todos los actores implicados tuvieron que «hacer un esfuerzo por repartir material digital para asegurar la conexión de los alumnos». Sin embargo, aparecieron dos obstáculos: la brecha digital y un problema de alfabetización porque no todas las familias sabían manejar esos recursos.

Apuesta por otra educación

El Anuario también pone de manifiesto la necesidad de extender la educación afectivo-sexual a todas las aulas. «Intentamos abrir los ojos y cambiar miradas», afirmó la jefa de la sección de Igualdad del Ayuntamiento de Calvià, Sandra Sedano, coordinadora de un monográfico sobre la materia.

«La educación afectivo-sexual sirve para solventar dudas. Uno de sus principales objetivos es prevenir violencias machistas. También se pone el foco sobre las enfermedades de transmisión sexual y embarazos. Tratamos a la persona como algo global», manifestó Sedano.

Compartir el artículo

stats