A partir del próximo día 1 de febrero en la Vía de Cintura no se podrá circular a más de 80 kilómetros por hora. Esta medida ha sido anunciada esta mañana por la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, y por el conseller Iván Sevillano, que han justificado esta restricción de velocidad, no tanto para evitar los atascos, sino por medidas medioambientales, para reducir el ruido y para evitar los accidentes.

Esta reducción de velocidad se limita al tramo entre Portopí y el Portitxol. En el resto de vías de circulación se mantendrá la velocidad de 120 kilómetros. Esta medida cuenta con el apoyo de la Dirección General de Tráfico, de la Guardia Civil, del Govern y del Ayuntamiento de Palma.

Catalina Cladera ha explicado esta reducción se ha adoptado después de estudiar muchos informes técnicos, que consideraban la necesidad de limitar la velocidad por razones de seguridad. Explicó que la Vía de Cintura, que se construyó hace 30 años, se ha convertido en una zona urbana debido al crecimiento de la ciudad, y que los atascos y la contaminación ambiental y acústica se han convertido en un grave problema, sobre el que había que actuar.

El Consell ha anunciado esta mañana la decisión de reducir la velocidad.

El conseller Sevillano explicó que antes de adoptar esta decisión se habían estudiado las soluciones que se han aplicado en otras ciudades. Detalló que se intenta mejorar la fluidez del tráfico y que hay estudios que demuestran que con una velocidad constante, aunque sea menor, mejora mucho la circulación. Explicó que los conductores que circulan por la Vía de Cintura suelen buscar el carril más rápido, por lo que es habitual los cambios de vía, lo que ocasiona que el resto de vehículos tengan que frenar. Con estas maniobras se producen los atascos. Sin embargo, detalló que si todos los vehículos están obligados a circular a la misma velocidad no tiene sentido cambiar de carril, lo que motivará una velocidad más constante. Sevillano señaló, sin embargo, que la prioridad de estas medidas no son para evitar los atascos, sino se fundamental en un intento de evitar la contaminación, limitar el nivel de ruido y reducir el número de accidentes.

El conseller del Consell de Mallorca ha explicado también que en las grandes ciudades ya se están adoptando estas reducciones de velocidad y detalló que con la limitación de la circulación a 80 kilómetros por hora se conseguirá reducir un tercio la contaminación.

Sevillano anunció que se iniciará una campaña pedagógica para explicar a los conductores estas reducciones de velocidad y explicó que se mejorarán las señales informativas de la Vía de Cintura. La Dirección General de Tráfico no descarta que se instalen radares en este tramo si se observa un constante incumplimiento de esta reducción de tráfico.