El Gobierno remitió ayer a las comunidades autónomas un borrador de un plan de medidas para aplicar durante estas fiestas de Navidad que viviremos en plena pandemia del coronavirus. Plantea que se limite a seis comensales las comidas y reuniones familiares, así como retrasar el toque de queda a la 1:00 horas de la madrugada. Fuentes del Govern apuntaron ayer a este periódico que este borrador está sobre la mesa y lo están estudiando, pero no son muy partidarios de cambiar o flexibilizar las restricciones actuales con motivo de las fiestas navideñas. Hay que recordar que la decisión final la tomarán desde el Ejecutivo Autonómico.

En el Govern explican que las medidas que plantea el Gobierno son muy similares a las que están vigentes en estos momentos en las islas y más concretamente en Mallorca. Se permiten reuniones de seis personas y el toque de queda es a las 00:00 horas. En el Ejecutivo Armengol apuntaron, con todas las reservas y a la espera de la decisión de los expertos sanitarios, que no estarían muy por la labor de ampliar el número de comensales a diez como han pedido otras comunidades.

El Gobierno propone limitar a 6 personas las reuniones en Navidad Europa Press | Foto: EFE

Hay que tener en cuenta que un rebrote después de Navidad podría ser muy perjudicial para el sector turístico, de forma especial de cara a la temporada media alta que se inicia por Semana Santa. Este es el principal argumento que en estos momentos barajan en el Consolat de Mar para mantener las mismas restricciones que están vigentes por lo que respecta a reuniones y comidas familiares. Además, se ha comprobado que los encuentros sociales son uno de los principales focos de contagios.

La única propuesta del Gobierno que tal vez se podría adoptar en Balears sería la de prolongar el toque de queda una hora, ya que se considera que tampoco hay excesiva diferencia con lo que propone Madrid y las 00:00 horas que tiene establecido el Govern.

De todas formas, desde el Ejecutivo quieren estudiar con profundidad el borrador que ha remitido el Gobierno con los expertos sanitarios y analizarlo no solo desde el punto de vista de la salud, también desde el ámbito económico. Las islas son de las comunidades que mejor están en cuanto a contagios, por debajo del 5% de tasa de positividad, pero también es de las regiones que tiene medidas más restrictivas para la vida social.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, señaló ayer que lo más importante respecto a las fiestas navideñas es llegar a un consenso con las comunidades autónomas con una serie de «recomendaciones claras» y aclaró que «no hay nada definitivo».

126 positivos y un fallecido

Por otra parte, la conselleria de Salud notificó ayer 165 contagios nuevos de covid-19 en las últimas 24 horas, 54 más que el pasado lunes, mientras que la tasa de positividad se ha situado en el 4,45 %, por debajo del 5 % que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). La cifra de fallecidos se incrementó en las últimas horas en una muerte más, tras cuatro días sin hacerlo, hasta los 402, de los que 192 son ancianos de residencias.

En los hospitales de las islas había ayer 224 enfermos de coronavirus, trece menos que el lunes, de los que 54 están en unidades de cuidados intensivos (UCI), dos más. El número de pacientes dados de alta fue de 259 y los casos activos se situaron ayer en 3.739. En las residencias de ancianos, hay 75 pacientes con la infección activa y 68 hospitalizados.