El chef Andreu Genestra ha sido el encargado del almuerzo de las delegaciones española e italiana que han participado en la cumbre bilateral entre ambos países celebrada este miércoles en el Palacio de La Almudaina. El cocinero ha compartido en Twitter su alegría por “poner nuestro granito de arena en este importante encuentro”, ha escrito en un mensaje a través de su cuenta.

Genestra aprovecha para dar las gracias a La Moncloa por haber elegido a su equipo para este cometido. El menú que han degustado las dos delegaciones, que además de gastronomía mallorquina ha incluido guiños a italiana, ha consistido en tartar de gambas con jamón Joselito, canelón de faraona, seta e higos, brioche de sobrassada, ensaimada de stracciatella ahumada de atún Balfegó, coca de pimientos, alcachofas, albahaca y trufa, llampuga marinada con crema de caqui, croqueta de porc negre y escabeche vegetal, arancini de arròs brut, mousse de algarroba y albaricoque y cannoli de algarroba e higos con crema de almendra. En el capítulo de las bebidas el chef propietario del restaurante Andreu Genestra de Capdepera y de Aromata en Palma ha incluido cerveza Rosa Blanca y vino Genestral blanco, rosado y tinto.

La llegada de las comitivas al Palacio de La Almudaina en la mañana de este miércoles ha pasado desapercibida para los ciudadanos que no han mostrado el mínimo interés por la llegada del presidente Pedro Sánchez, su homólogo italiano Giuseppe Conte y sus delegaciones. Siguiendo la tónica de la isla de la calma en la que nunca pasa nada, los policías nacionales ni siquiera han identificado a los periodistas que esperan dentro de la zona ya cortada el paso de las comitivas, ni siquiera echando un ojo a sus bolsos. Ni las Fuerzas de Seguridad dudan de que Mallorca y su capital son un destino seguro.

Uno de los platos servidos por Genestra DM

Media hora antes del inicio de la cumbre han llegado Sánchez y sus ministros y a las diez y media Conte acompañado de los suyos. El desfile de coches y microbuses se ha encontrado con una protesta de la Coordinadora de Empleados Temporales de les Illes Balears. Seis de sus representantes les han esperado al inicio de la calle Palau Reial, que al grito de “no más abusos” han denunciado la situación irregular de los trabajadores temporales en las administraciones públicas.

Como nada más eran seis los manifestantes han podido ejercer su protesta sin tener que solicitar permiso a las autoridades al no incumplir la normativa que reduce las reuniones por la pandemia.

A este descontento se ha sumado el de una vecina de la calle Palau Reial que ha colocado dos pancartas en su balcón, una para reclamar al Gobierno su dimisión y otra que decía: “Ladrones asesinos, queremos democracia”. Cuando ya había iniciado la cumbre, la misma ciudadana ha añadido a sus ventanas dos banderas de España. En una de las enseñas ha escrito “Viva el rey” y en otra un garabato en le que parecía querer decir “Unidad”.

Por lo demás, los alrededores de La Almudaina han permanecido sin incidentes, con mucha presencia policial y la total abulia por parte de los palmesanos a la visita de los altos mandatarios.