La delegación gubernamental italiana, encabezada por el primer ministro, Giuseppe Conte, que mañana se reunirá en Palma con la representación del Ejecutivo español, liderada por el presidente Pedro Sánchez, deberá contar con pruebas PCR negativas para poder entrar en España.

La exigencia de PCR negativa realizada en las últimas 72 horas que rige desde ayer para todos los viajeros que llegan a España procedentes de países de riesgo no tiene excepciones y, por tanto, los miembros de la representación de Italia estarán sometidos a las mismas reglas que un visitante común, según confirmó la Delegación del Gobierno en Balears.

Asimismo, también los integrantes de la delegación española se realizarán pruebas diagnósticas de covid de tipo PCR antes de la cumbre bilateral, una práctica habitual en reuniones internacionales en las que participan el presidente y altos cargos del Gobierno.

Pedro Sánchez y Giuseppe Conte presidirán en Palma la XIX cumbre hispano-italiana, una cita que recupera la tradición de estas reuniones bilaterales casi siete años después de la última celebrada hasta ahora.

El encuentro se celebrará en el Palacio de la Almudaina, tras barajarse distintas opciones, por ser Balears una de las comunidades autónomas con menor incidencia de la pandemia.

Sánchez y Conte analizarán, entre otros asuntos, la evolución de la covid y las expectativas existentes ante su propagación y ante la esperanza de que cuanto antes haya una vacuna.

En ese contexto, los dos jefes de Gobierno volverán a reiterar la necesidad de que los fondos de la UE para ayudar a los socios comunitarios ante las consecuencias de la pandemia se hagan efectivos cuanto antes.

El hecho de que la cumbre se celebre en Palma supondrá también una señal de apoyo a Balears por las graves consecuencias que la crisis de la covid tiene en el turismo, el motor económico del archipiélago.

Por otro lado, la presidenta del Congreso español, Meritxell Batet, mantuvo ayer un encuentro con el presidente italiano, Sergio Mattarella, en el Palacio del Quirinal, en su primera actividad en Roma como parte de una jornada de trabajo previa a la cita de Palma.

Batet fue recibida por Mattarella «en visita de cortesía», según informó la presidencia italiana, sin dar más detalles del encuentro.

Con esta visita, Batet «responde al interés mostrado» por el Gobierno y por el Parlamento italianos de profundizar en la diplomacia parlamentaria y reforzar el diálogo y la colaboración entre ambos países en el «difícil contexto actual» marcado por la pandemia, señaló un comunicado de la presidencia del Congreso español.