El pleno del Parlament rechazó ayer instar al Govern a «defender y respetar todos los principios generales» que se recogen en la Constitución, entre ellos «el estado social y democrático de derecho, la forma de gobierno de monarquía parlamentaria y la separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial». Se trataba de un punto de una moción del PP en defensa del orden constitucional que solo recibió el respaldo de los populares, Ciudadanos y Vox.

El resto de partidos, incluyendo el PSIB, votaron en contra. La socialista Mercedes Garrido, argumentó que el PP, al destacar solo algunas de las figuras que contempla la Constitución, realiza una visión «muy simplista» de la Carta Magna con la que «solo busca la división, crispación y enfrentamiento» entre los partidos.

Otros puntos de la moción del PP si salieron adelante. Así, con 54 votos a favor y el único rechazo de Vox, se acordó instar al Gobierno a procurar que cada partido no se apropie en exclusiva de la Constitución, así como a garantizar el derecho a la autonomía de las regiones especialmente con las previsiones de transferencias de competencias a Balears previstas en el Estatut d’Autonomia.

Por otro lado, la consellera de Administraciones Públicas, Isabel Castro, afirmó en el pleno que el incremento de personal y «el refuerzo de lo público» durante la crisis sanitaria es lo que ha provocado la congelación salarial de los funcionarios de la Comunidad en los Presupuestos autonómicos para 2021.

Castro contestaba así a un pregunta del PP sobre esta cuestión. «Ha habido una crisis económica y una crisis sanitaria que nos han obligado a reforzar lo público, lo hemos hecho con un incremento del personal del 6% y durante la pandemia con más de 900 profesionales sanitarios, más de 40 rastreadores y más de 450 profesores», resaltó Castro.