El diputado y secretario de organización de Més per Mallorca, Josep Ferrà, se hace a un lado para dar paso a nueva gente en cargos relevantes de la formación ecosoberanista. Hace poco más de una semana comunicó al partido sus intenciones de apartarse una vez hayan concluido los procesos de primarias del mes de octubre y el congreso que debe celebrarse en noviembre de 2021.

Fuentes de Més ya apuntaron la decisión de Ferrà hace unas semanas. El parlamentario confirmó en todos sus extremos a este periódico lo que hasta el momento solo era un rumor con fuerza entre las filas nacionalistas.

«Es cierto, he comunicado al coordinador Antoni Noguera y al resto del partido que no participaré en los procesos de primarias para repetir como diputado ni tampoco en el congreso para volver a formar parte de la ejecutiva del partido», afirmó el parlamentario. Añadió que hace tiempo que le estaba dando vueltas a esta decisión y considera que debe apartarse para dar paso a otra gente. «En mi idea de partido yo no estoy», se limitó a apuntar el dirigente nacionalista.

El parlamentario y secretario de organización de Més ha sido uno de los hombres fuertes del partido en los últimos años. Fue jefe de gabinete del conseller de Medio Ambiente, Vicenç Vidal, edil de Esporles y entró como diputado al final de la pasada legislatura. En este nuevo mandato es el portavoz adjunto en el Parlament.

Ferrà fue el principal impulsor de la batalla interna de Més en julio de 2019, cuando desde la dirección del partido, comandada entonces por Bel Busquets y Guillem Balboa, decidieron que los consellers del Govern no serían ni Fina Santiago ni tampoco Miquel Ensenyat, que había sido el candidato. Ello provocó un tsunami en Més con claras desavenencias y el partido dividido en dos partes. Ferrà fue el principal líder de la revolución contra Busquets y Balboa, provocando una asamblea extraordinaria en Lloseta y un congreso que aupó a Noguera en la coordinación y el propio Ferrà como secretario de organización.

Josep Ferrà admitió que este episodio de las desavenencias internas le pasó factura y reconoce que ha sido un factor determinante a la hora de decidir dar un paso al lado: «Creo que las primarias y el congreso se deben hacer terminando de reconstruir el partido en confianza y es cierto que, por lo ocurrido en julio de 2019, mi presencia en los procesos de Més no facilitaría las cosas».

El diputado nacionalista sí que piensa agotar la legislatura en el Parlament y estar al frente de la secretaría de organización hasta que se elija una nueva ejecutiva, en noviembre del año que viene. Ferrà explicó que el objetivo es que el ganador de las primarias pueda optar a ser el coordinador del partido.