Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vivienda de lujo resiste al coronavirus frente al desplome inmobiliario

Las ventas de residencias de alto nivel se reducen entre un 10% y un 15% cuando el conjunto del mercado inmobiliario se desploma un 45%

Imagen de la urbanización de Son Vida, donde se concentra una buena parte de las viviendas de lujo de Palma.

Imagen de la urbanización de Son Vida, donde se concentra una buena parte de las viviendas de lujo de Palma.

«Las viviendas de lujo son un mundo aparte», según apunta la presidenta del colegio de agentes de la propiedad inmobiliaria de las islas, Natalia Bueno. Porque mientras que el mercado balear se ha desplomado, con un recorte de casi la mitad de las ventas, la bajada en la adquisición de residencias de alto nivel es muchísimo más moderada y se mueve entre un 10% y un 15%, según los datos facilitados por la asociación de agencias inmobiliarias dedicadas a este último segmento (ABINI). A lo que se suma otro hecho que refleja las diferencias existentes. Mientras que las residencias de segunda mano destinadas al mercado residente están registrando ya reducciones en sus precios del 10% al 15%, los de alto nivel no se han abaratado ni un euro y se mantienen estables, según se subraya.

El impacto que la pandemia ha tenido en el mercado inmobiliario balear ha sido muy duro, y un informe del Gobierno central cifra en un 44% la caída interanual en las operaciones de compraventa realizadas en Mallorca durante el segundo trimestre del año. Según Natalia Bueno, esta caída se ha mantenido durante los meses posteriores y se está moviendo entre un 40% y un 50%. No hay que olvidar los problemas que muchas familias afectadas por los ERTE han tenido para acceder a una hipoteca.

Evolución en el lujo

Pero el lujo es un mundo aparte, como apunta la presidenta del colegio balear de agentes de la propiedad, y los «ricos», mayoritariamente extranjeros, siguen teniendo dinero para comprar su segunda residencia en la isla. Según los datos facilitados por el presidente de ABINI, Hans Lenz, el recorte en las ventas en este segmento de alto nivel se está moviendo entre el 10% y el 15%, y ello pese a que la reducción en la llegada de extranjeros por Son Sant Joan ronda el 80%.

Pero el interés por contar con una casa en Mallorca se mantiene, y ya son muchas las operaciones de compra que, salvo en el caso de la última visita previa a la adquisición, se realizan ya por realidad virtual a través de internet, según señala Hans Lenz. La novedad radica en el creciente interés por contar con propiedades en el interior de Mallorca si disponen de mucho terreno, y no solo en la costa.

En este aspecto, el presidente de ABINI recuerda que en Europa sigue habiendo mucha liquidez y que Mallorca se mantiene como destino preferente. Aunque lanza una advertencia: las Administraciones públicas tanto estatal como autonómica, están poniendo palos en las ruedas para consolidar los beneficios que este mercado aporta (hay que recordar el elevado poder adquisitivo de los compradores), y recuerda la desclasificación de suelos urbanizables que realizó el Govern, por ejemplo.

En el lado opuesto aparece el mercado inmobiliario balear para los residentes, con caídas en las ventas que se mueven entre el 40% y el 50%, según Natalia Bueno. Y en este segmento los precios sí están bajando, aunque no a los niveles que serían adecuados para reactivar la demanda. Según la representante de los agentes de la propiedad inmobiliaria y el presidente de la Asociación Balear de Servicios Inmobiliarios (ABSI), Toni Gayà, los propietarios están aceptando recortar el precio de los inmuebles en torno a un 10% y un 15%, aunque Bueno avisa que si la bajada no alcanza el 15% o el 20%, las posibilidades de encontrar un comprador se reducen notablemente.

Compartir el artículo

stats